El objetivo era crear, a imagen de los paraísos fiscales, un refugio para la libertad de expresión o “puerto franco” del periodismo de investigación. Y finalmente el Parlamento islándés ha aprobado la Iniciativa de Medios Modernos, un proyecto de ley inspirado por Julian Assange, fundador de Wikileaks, que crea un área en la que exista absoluta libertad de información donde los periodistas y sus fuentes tienen garantizado el máximo nivel de protección legal.

Imagen de previsualización de YouTube

Desde el pasado 15 de junio, Islandia se ha convertido oficialmente en el paraiso de la libertad de información. Y respalda legalmente a cualquier ciudadano del mundo que quiera revelar una información relevante a nivel local o global. Esto puede servir de “incentivo” para muchas filtraciones y facilitar la publicación de documentos comprometedores para gobiernoy empresas.

Assange, ha mostrado su satisfacción por la aprobación unánime aunque ha apuntado que el texto incluye dos pequeños cambios con respecto al proyecto original. ?l y su ONG Wikileaks van a ser los primeros grandes beneficiarios de esta nueva ley, ya que se especula con una operación estadounidense para detenerle

 

Imagen de previsualización de YouTube

Ironicamente Islandia se ha basado en la legislacion de los paraísos fiscales para crear un bunker de protección jurídica de la libertad de expresión similar al de las relaciones de confidencialidad de banqueros y abogados.

E incluye medidas que permitirán luchar contra el llamado ??turismo de la difamación? de los grupos poderosos: presentar demandas en países donde la legislación sea más favorable, con independencia de donde están establecidas las partes. Ahora los acusados podrán iniciar un contra-proceso en Islandia. La diputada islandesa Birgitta Jonsdottir, ha sido la principal promotora de la iniciativa.

La idea de aprobar esta ley tuvo una gran acogida en Islandia después que en 2009 el presentador del principal canal nacional de televisión, RUV, anunció que no podían dar una noticia referente a un banco, el Kaupthring, porque les habían amenazado con demandarles. Esa “censura financiera” supuso un gran escándalo en el país que seguía  sumido en un caos económico, precisamente por los elevados riesgos asumidos por sus bancos. [visto aqui]