Los medios internacionales recogen en masa el resultado de las elecciones catalanas. Todos destacan que los partidos favorables al referendum de independencia han logrado la mayoría. Pero mientras unos consideran que eso favorece que se mantenga la apuesta por la secesión de Cataluña otros creen que el castigo a CiU complica y debilita el proceso.

Artur Mas y la plana mayor de CiU tras el 25N
(Foto: Flickr/Convergenciaiunio)

 El New York Times resalta el triunfo de los partidos separatistas pero sin mensaje claro de quien debe liderar el proceso. La crónica de Raphael Minder señala que el resultado: “aumenta la probabilidad de que la región más poderosa económicamente de España lleve a cabo un referéndum sobre la independencia que Madrid se ha comprometido a bloquear. Pero aun cuando los votantes han lanzado la pelea con el gobierno central, recompensando a la causa de la independencia, no han dado un mensaje claro sobre quién debería liderarla.

El partido de Artur Mas, el presidente catalán que convocó las elecciones dos años antes de lo previsto, en realidad perdió escaños en el parlamento regional, cayendo a sólo 50 de los 135 totales, desde los 62 que obtuvo en la última votación. En consecuencia, antes de celebrar cualquier referéndum de independencia, el Sr. Mas, primero tendrá que forjar alianzas con pequeños partidos que comparten su objetivo separatista, pero no su agenda económica y social.”

El Wall Street Journal sostiene que los votantes han huido de la ruptura con España. El texto de Jonathan House y Matt Moffet asegura: “Los votantes han emitidouna reprimenda al líder que había tratado de convertirse en el abanderado de las fuerzas que tratan de separarse de España, aunque la votación ha dado un amplio respaldo a los partidos independentistas. Los analistas creen que la decepcionante actuación del partido de Artur Mas, podría desibflar algo el movimiento de independencia en en esta región las más exportadora y que más impuestos paga de España. El mensaje mixto – frialdad hacia el señor Mas, pero apoyo a la independencia – debería ser positivo para el gobierno conservador de Madrid y los mercados financieros españoles.”

BBC destaca el triunfo de los separatistas en Cataluña, pero cree que será más dificil el referendum. Explican: “Los votantes en Cataluña han dado la mayoría a partidos que persiguen la independencia catalana. Sin embargo, el presidente catalán Artur Mas, que convocó las elecciones anticipadas y empujado por la independencia, ha perdido escaños.” El corresponsal Tom Burridge señala: “Un pacto entre CiU y Esquerra Republicana no será fácil. Los dos son polos opuestos en cuestiones cruciales de la economía y la forma de hacer frente a la crisis económica en Cataluña. Mi sensación es por lo tanto que, tras resultados de las elecciones, un referéndum sobre la independencia es menos probable debido a que el proceso político para seguir adelante se ha vuelto aún más complicado de lo que era antes.”

The Guardian habla de golpe a las esperanzas de Artur Mas. La crónica de Martin Roberts dice: “Los votantes han asestado un golpe a las esperanzas del presidente catalán sobre un referéndum de independencia. Artur Mas de CiU necesitará alianzas con los radoicales tras salir de las elecciones con 50 escaños frente a los 62 que obtuvó hace dos años. El presidente que ha dirigido la apuesta más decidida de la región en las últimas décadas en favor de la independencia ha salido mucho más débil de esta elecciones que convocó para presionar por un referéndum sobre la ruptura con España.

Le Monde destaca que los nacionalistas catalanes reculan ante la izquierda independentista. Aseguran: “Los votantes en Cataluña han infligido, este 25 de noviembre un revés mordaz a su presidente regional, Artur Mas. Sin embargo, han votado abrumadoramente a favor de los partidos partidarios de un referéndum sobre el futuro de esta potente región. Artur Mas, cuya coalición nacionalista de derecha (CU) es la primera fuerza del Parlamento Regional, ha perdidi su apuesta: organizando estas elecciones, aprovechando el empuje independentista en Cataluña, esperaba obtener la mayoría absoluta en apoyo de su propuesta de referéndum. Pero su discurso a veces ambiguo, evitando la palabra independencia, y la política de rigo llevada a cabo desde hace dos años por su gobierno, bajo la mirada de Madrid, ha podido repeler a parte del electorado.”

Bloomberg apunta que Esquerra usara su resultado ganador en Cataluña para frenar la influencia de los mercados. Aseguran: “La izquierda republicana catalana, el mayor triunfador en las elecciones regionales de ayer, pretende utilizar su posición para reducir la influencia de los mercados financieros en la formulación de las políticas, ha asegurado un líder del grupo. ERC ha ganado a costa del presidente catalán Artur Mas de Convergencia i Unio, lo que intensificó la retórica pro-independencia mientras la economía se tambalaea.

Le Figaro cree que Artur Mas mantendrá su desafío a Madrid pese al retroceso. La crónica de Mathieu de Taillac resalta: “el partido nacionalista de Artur Mas quiere echar un pulso al gobierno de Madrid pese a su ligero retroceso en las urnas. Mantienen su apuesta por la independencia. El presidente saliente Artur Mas y su formación Convergencia i Unión han sufrido un retroceso pasando de 62 a 50 escaños. Por contra, dos partidos independentistas radicales mejoran sus resultados: Esquerra pasa de 10 a 21 y Candidatura d´Unitat Popular (de extrema izquierda) entra en el Parlamento con 3 diputados”.

Reuters considera que el 25N debilita la apuesta por la independencia. La crónica de Fiona Ortiz y Braden Phillips asegura: “Separatistas en Cataluña han ganado las elecciones regionales, pero no han fallado en conseguir un contundente mandato para un referéndum sobre la independencia, que había amenazado con añadir la incertidumbre política a la pila de problemas económicos de España. Los votantes frustrados por la crisis económica y el sistema fiscal español, que afirman que es injusto para Cataluña, han dado casi dos tercios de los 135 escaños del parlamento , a cuatro diferentes partidos separatistas que quieren celebrar un referéndum sobre la secesión de España. Pero han castigado al principal grupo separatista, Convergencia i Unión de Mas.”

La Repubblica considera que el sueño de la independencia se aleja. Destacan que “Mas gana pero a pesar de que continúa siendo el partir más votado, no obtiene la gran mayoría que necesita por su proyecto secesionista”. Hablan de “derrota” de CiU, pero señalan “la independencia se ve reforzada por las urnas. El éxito de la ERC confirma el deseo de separarse de Madrid”.

La Stampa habla de amarga victoria de Mas y de que se desvanece el sueño de la mayoría absoluta. Destacan “es una victoria relativa con gusto a derrota porque CiU queda lejos de la mayoría absoluta que era el objetivo. ERC asciende hasta ser la segunda fuerza que acontece la clave por el proyecto secesionista” Pero apuntan: “el referéndum anunciado parece más lejos esta noche porque es muy difícil una coalición entre CiU y ERC”.

De Volkskrant apunta que Cataluña apoya la escisión, pero el referendum se complica. Señalan: “La posibilidad de que Cataluña se escinda de España todavía no ha desparecido, pero se complica más ahora que se ha evidenciado que los partidos nacionalistas apenas han reforzado su posición tras las elecciones del domingo. Como consecuencia del avance del partido de izquierdas ERC, que defiende la idea de un Estado propio a corto plazo, el partido de Mas está obligado a colaborar con estos nacionalistas más radicales. De todos modos, la convocatoria de un referéndum es ilegal sin la aprobación del gobierno central de Madrid.”

Polityka cree que el proceso ya ha empezado y no se puede parar. Señalan: “La victoria del CiU en las elecciones locales en Cataluña implica un paso más hacia la independencia. No obstante, aunque con tiempo habrá cada vez menos partidarios de la independencia catalana, este proceso ya ha comenzado. Ahora ya es imposible de pararlo y pretender que no ha pasado nada. El gobierno en Madrid, a pesar de su inquietud, no puede no escuchar lo que Cataluña le trata de transmitir. Los catalanes ya hoy saben que la independencia es posible y decirles que es ilegal solamente les puede animar a hacer todo lo contrario.”