La celebración de las europeas en España y sus resultados son ampliamente analizados en los medios extranjeros. Señalan que el PP ha sido el partido más votado, pero con una muy importante pérdida de apoyo al igual que la oposición socialista. Por eso hablan de que “la gran historia” de la noche electoral han sido los partido pequeños y especialmente Podemos, que  marca, resalta la prensa extranjera- la llegada al Parlemento Europeo del Movimiento 15M y del descontento con la austeridad.

 

Le Monde destaca la entrada en el Europarlamento de los indignados. La crónica de Sandrine Morel dice: “Estas elecciones reflejan sobre todo un fuerte descenso del bipartidismo que prevalecía hasta ahora en España. Los principales beneficiarios de este cambio de tendencia son primero Izquierda Unida, que obtiene casi el 10 % de los votos y en especial el nuevo partido Podemos, salido del movimiento de los Indignados, que ocupó las plazas en mayo de 2011 pidiendo más democracia y el fin de la `dictadura de los mercados´. En su primera participación electoral, se ha alzado a la cuarta posición en el espectro político del país. Su secreto: una campaña sobre el terreno muy intensa, un programa que incorpora las principales demandas de los manifestantes contra la austeridad y un cabeza de lista mediático.”

Financial Times resalta que el éxito de Podemos sorprende a analistas y encuestadores. EL artículo de Tobias Buck recoge: “Hace tres meses Podemos no existía. Sin embargo, la noche del domingo el nuevo partido de izquierdas podía celebrar una famosa victoria sorprendiendo por igual a analistas y encuestadores ganando 5 escaños y 8% del voto. Las encuestas anteriores sugería que tendría problemas para conseguir más de 1 escaño.La nueva estrella fugaz de los encuestadores españoles es Pablo Iglesias, de 35 años de edad, que lidera la lista de Podemos, y cuyas apariciones frecuentes en tertulias televisivas han ayudado a dar un perfil nacional a Podemos”.

Wall Street Journal apunta que el PP gana, pero los dos grandes partidos pierden terreno en favor de partidos recién llegados. El artículo de Ilan Brat y Matt Moffet asegura: “El Partido Popular en el poder en España derrotó al principal opositor Partido Socialista en una aprtada elección para los escaños en el Parlamento Europeo, pero ambos perdieron terreno frente a partidos insurgentes que capitalizaron el descontento por el paro y las políticas de austeridad económicas promovidas por los líderes europeos. A diferencia de los votantes en muchos países europeos, los españoles rechazaron los partidos que favorecen cortar los lazos con la Unión Europea. Pero le dieron un fuerte apoyo a los partidos anti-austeridad de izquierda y a los separatistas de Cataluña.”

La BBC apunta que Podemos reta al sistema. Dice: “En una noche de sorpresas para los principales partidos tradicionales, un partido español que sólo tiene cuatro meses de vida ha ganado el apoyo suficiente para tomar casi el 8% de los votos – y cinco escaños en el Parlamento Europeo. Podemos (Podemos) es un partido de izquierda anti-austeridad, dirigido por un profesor universitario.”

Corriere della Sera habla de terremoto político para España y de Iglesias como “sansculotte” de Europa. La crónica de Andrea Nicastro dice: “España. Retrocede Rajoy, socialistas K.O. avanzan los separatistas. Las elecciones europeas son un terremoto político para la Península ibérica. Aquí no hay rastro de anti-europeísmo o de xenofobia, el voto castiga las políticas anti-crisis basadas en la austeridad y el recorte del Estado social. Los resultados ven el desplome de populares y socialistas. Juntos pasan de tener 47 eurodiputados en 2009 a 30. En su lugar salen a flote pequeños partidos que ponen en tela de juicio la legitimidad del bipartidismo de facto español. Gran afirmación del debutante Podemos, movimiento surgido de la galaxia de los Indignados, que se adjudicaría 5 escaños y está dirigido por un profesor universitario, Pablo Iglesias, que se propone como sansculottes de Europa.”

 The Guardian dice que la gran historia de la noche fue de los partidos pequeños. El texto de Ashifa Kassam apunta: “El PP superó por poco a los socialistas en las europeas, pero con los pequeños partidos insurgentes ganando dos de cada cinco votos, los medios españoles apodaron el resultado como un `castigo´ al bipartidismo dominantes en España. Las dos partes juntos perdieron más de cinco millones de votos en comparación con las elecciones de 2009. La gran historia de la noche fueron los partidos pequeños. Los recién llegados de Podemos, un movimiento político que surgió de los indignados de España, obtuvo el 7,9% de los votos.”

Reuters señala que crece la fragmentación política en España. Explica: “El gobernante Partido Popular de España ganó las elecciones europeas, pero cede más  escaños de lo esperado a los partidos más pequeños, que han aprovechado el desencanto de los votantes después de una profunda crisis económica. El PP de Rajoy, que llegó al poder en España a finales de 2011 con mayoría absoluta, cayó al 26% de los votos desde el casi 45% en las elecciones generales. El respaldo a la principal oposición socialista se redujo al 23% desde un 29% en 2011.”

Le Figaro dice que la derecha se siente reforzada pero habla de victoria relativa. El texto d Mathieu de Taillac: señala: “En España el PP ha ganado su apuesta: seguir siendo la primera formación política en número de votos por delante del PSOE. Pero la victoria relativa de los conservadores no esconde un retroceso espectacular de los dos grandes partidos. El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se había implicado personalmente en la campaña, con más visibilidad en los mítines que el cabeza de lista, Miguel Arias Cañete. Los temas europeos apenas han sido abordados, lo esencial era proteger la frágil reactivación económica de la que se felicita el Ejecutivo.”

Berliner Zeitung resalta que no hay ninguna posibilidad para los populistas de derechas. La crónica de Martin Dahms apunta: “En España, la participación en las elecciones europeas ha sido más alta de lo esperado. Muchos catalanes vieron en los comicios la oportunidad para expresar su postura a favor o en contra de la separación de la región del resto de España. Las elecciones han sido la primera prueba para el gobierno conservador de Mariano Rajoy, que llegó al poder en 2012. Pero en tiempos de crisis económica, muchos españoles se sienten decepcionados por los dos partidos grandes por lo que numerosos partidos pequeños de izquierdas pero también conservadores pueden contar con entrar en el Parlamento Europeo.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

(Foto: Flickr/European Parliament)