Si hace unas semanas eran Perupetro y Barret Resources, ahora es la petrolera española la acusada de ignorar a los pueblos indigenas no contactados en suelo peruano. Ha sido el propio gobierno del pais andino quien ha paralizado el visto bueno a los planes para abrir una explotación petrolífera en el norte de la selva amazónica, segun ha revelado Survival. Y uno de los motivos es que “en su evaluación del impacto ambiental no ha tenido en cuenta la presencia de pueblos indígenas que permanecen aislados”.

Repsol YPF está tramitando la aprobación de un proyecto de exploración petrolífera en la Amazonia norte de Perú, cerca de la frontera con Ecuador. La región está dividida en lotes, tras una medida del presidente Alan Garcia que autorizó las prospecciones en el 70% del terrotorio. A la peterolera española le interesa el llamado lote 39. Pero Survival, la ONG dedicada a la defensa de los pueblos indígenas, informó de la existencia de, al menos, 2 pueblos no contactados en la zona.

Sin embargo, el estudio de impacto ambiental que presentó Repsol YFP no tenia en cuenta para nada, medidas de proteccion a estos indigenas. Y eso que el proyecto planteaba la posibilidad de detonar, con cargas explosivas unas 887 hectáreas para detectar si hay crudo en el subsuelo e instalar los pozos.

Fuente de Repsol aseguran que la empresa desarrollará “una actividad escrupulosamente cuidadosa” con estos colectivos indígenas y que han buscado el asesoramiento de expertos  para tratar de “prevenir y minimizar los impactos negativos durante sus operaciones” y “establecer procesos de comunicación y colaboración con las comunidades y con otros grupos de interés”. El problema, según Survival Internacional es que el lugar en el que quiere establecer prospecciones es donde viven unos pueblos que prefieren seguir con su vida como hasta ahora, sin ningún tipo de colaboración con gentes extrañas.

 

Print Friendly, PDF & Email