Reiner Wandler, del diario aleman Die Tageszeitung explica en radiocable.com que le sorprendió la cantidad de gente que acudió a la manifestación de ayer en Madrid. Por eso defiende que es la demostración de que el movimiento del 15M ha sabido “crecer muchísimo en muy poco tiempo”. Revela que sigue habiendo mucha atención exterior sobre los “indignados”, aunque “muy dispar”. Y critica algunos aspectos de la política alemana y del pacto del euro.

El corresponsal alemán ha seguido muy de cerca todo lo relativo al 15M en su diario y en su blog donde ha recopilado gran cantidad de fotos de las acampadas y manifestaciones.

Reiner Wandler

Reiner Wandler estuvo en la columna oeste de la manifestación de la capital y asegura que “las cifras demuestran que ayer, solo en Madrid, ha habido más gente en la calle que en todo el 15M en España”. Por eso considera que la estrategia que han seguido los indignados de trasladarse a los barrios y abandonar el “foco de atención” que eran las acampadas en plazas como Sol o la de Cataluña “ha funcionado e incluso se ha profundizado y llegado a más gente”.

Revela que los medios extranjeros siguen muy pendientes de todo lo relativo al 15M pero ve una atencion “dispar, depende de la orientación de los medios que lo siguen. Hay de todo. Desde simpatía más o menos abierta hasta gente que dice con visión centroeuropea: `¿que quieren estos? Lo que tienen que hacer es arreglar sus asuntos porque sino vamos a pagar otra vez los países del centro de Europa´”.

Las manifestaciones del 19J han criticado especialmente el pacto del euro. Para Reiner Wandler si se quiere realmente salvar el euro se necesita “más unidad europea en política fiscal, económica y social. Y tambien más planificación. Lo que no puede ser es que Alemania con su industria de exportación viva del cuento. Es decir que países como Portugal, Grecia y en menor medida España se endeudan muchísimo, cogen el dinero de los banco alemanes y compran lo bueno y bonito muy barato. Y cuando este modelo falla, tienen que poner un plan de ajuste tan severo que no se van a levantar nunca jamas en su vida”. Y asegura que en Alemania ya hay gente que cuestiona esta política.