BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

La pregunta se la hace la prensa de allí. El periódico marroquí Al Massae publica un texto de Nabil Driouech titulado ??Los hijos de los inmigrantes dirigen el mundo?.pero no en España?.  La tesis es atrevida: “El Parlamento español, después de 30 años de democracia sigue teniendo una sangre pura en una época de mezcla”, dice.

??La victoria de Barack Obama ha activado los sueños de los marroquíes. Pues la entrada de un hombre de color a la Casa Blanca parecía imposible. Lo mismo que Nicolas Sarkozy, que fue coronado rey en un trono republicano, no es más que el hijo de un inmigrante que la pobreza echó de Francia, antes de que años después fuera el presidente del Eliseo. Pero la Península ibérica parece lejos de todo esto, ya que los inmigrantes sólo trabajan en las labores que los nuevos españoles no quieren hacer mientras sus propios padres lo han hecho durante décadas. El Parlamento español, después de 30 años de democracia, sigue teniendo una sangre pura en una época de mezcla?Los grandes partidos españoles también protegen la pureza de sus apellidos, pues no hay presencia de inmigrantes marroquíes hasta el momento que estén adheridos en la acción política dentro de los partido políticos??

La tesis, decía, es valiente. Sin embargo,  éste es un problema aún lejano en España. Quizá Francia, o el Reino Unido, donde la integración racial es un asunto que está en la agenda social desde hace años, pueden observarlo así, pues el porcentaje de inmigrantes es muy elevado. Pero aún es pronto para nosotros.

Print Friendly, PDF & Email