BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Tras la polémica europea por la petición española de sanciones a aquellos que no cumplan los criterios económicos de la UE, el británico Financial Times publica un texto de Victor Mallet titulado ??España da marcha atrás a las medidas para imponer la cooperación económica?

??España dió ayer marcha atrás de las polémicas propuestas que anunció sólo cuatro días antes para un riguroso cumplimiento de las políticas económicas en la Unión Europea. La vuelta atrás, llevada a cabo por el ministro español de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, se produjo después de críticas del ministro alemán de Economía Rainer Brüderle y del comentario del presidente permanente de la UE Herman Van Rompuy de que las propuestas eran ??muy ambiciosas??. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno español, alarmó a algunos Estados miembros, como Alemania y el Reino Unido, la semana pasada cuando afirmó que la UE debía considerar la aplicación de ??medidas correctivas?? contra aquellos países que no cumplieran con sus obligaciones en relación con el plan naciente para diez años destinado a mejorar la competitividad del bloque?.

??Brúderle tildó la propuesta española, presentada por Zapatero al comienzo de la presidencia semestral española de la UE, de ??no muy útil??.[…] Moratinos negó que España presentase propuestas formales o decisiones en su empeño por avanzar la gobernanza económica mientras la UE prepara su ??estrategia 2020?? para la economía. Dijo que Zapatero nunca solicitó mecanismos de castigo, sino un cambio de método en su intento de mejorar la competitividad. ??Pero el método no significa sanciones. Hay muchos modos de llevar a cabo las recomendaciones y alcanzar los objetivos fijados???.

??La discusión refleja las divisiones entre países, como España, que propugnan una formulación más conjunta de la política, y los que, como el Reino Unido, rechazan ampliar la influencia federal sobre los Estados miembro?.

Se da la circunstancia de que, probablemente, España habría sido objeto de tales sanciones, así que la petición ha sido todo un ejercicio de humildad.  Es dificil de explicar entonces por qué la propuesta ha sido tan mal acogida en Europa, especialmente por Alemania. Quizá arroje algo de luz lo que publicaba el fin de semana Werner Mussler en el Frankfurter Allgemeine Zeitung:

??Tal y como se está poniendo de manifiesto, los españoles no quieren proseguir la tradición ??mantenida de manera reconocible por sus antecesores suecos?? de limitarse a ejercer la función de ??mediador honesto?? sin intereses propios. Demasiado evidente resulta en este sentido que Zapatero espera obtener del ??gobierno económico europeo?? ayudas para la enferma economía española.?

Es decir que donde oyeron “sanciones”, escucharon “ayuda”. ..uumm.

Print Friendly, PDF & Email