BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El periódico Francés Les Echos publica un texto de Gilles Sengés con ese título y que sostiene: ??Una nueva oleada de escándalos con importantes ramificaciones en el sector inmobiliario evidencia el mal que carcome, desde hace varios años, la clase política española?. El tema ha sido recogido también por otros diarios europeos a raiz del texto de El Mundo del domingo que tituló “La corrupción política ha sustraído al menos 4.158 millones en 10 años”.

Les Echos es uno de esos diarios y añade:

??Nuevos escándalos han estallado durante los últimos meses que afectan a los grandes partidos políticos del país. Los españoles descubrieron en primer lugar una red de corrupción llevada a cabo por una persona cercana al Partido Popular, principal formación de la oposición que, a base de facturas falsas, se habría embolsado unos cuarenta millones de euros. Le siguió una malversación de fondos de unos 20 millones de euros en el Palau de la Musica de Barcelona y a esto, la semana pasada, se añadió un tema urbanístico por un montante de 45 millones de euros que implicaba a un alcalde socialista y a dos antiguos dirigentes del gobierno autonómico de la época de Jordi Pujol. Durante los tres últimos años, unos veinte alcaldes, de varias tendencias, cayeron en las redes de la justicia acusados de tráfico de influencias, prevaricación, malversación, corrupción o blanqueo de dinero?.

??Todo esto ha empezado a dañar seriamente la imagen de la clase política en una población más preocupada hoy por este tema que por el terrorismo hasta el punto de que el gobierno socialista y los partidos de la oposición se han puesto de acuerdo para endurecer el Código Penal, proponiendo modificar muchas leyes para reforzar los controles sobre el patrimonio de los cargos electos locales y sobre los procedimientos de adjudicación de los 8.11 ayuntamientos del país?.

Podría parecer que toda la clase política está corrompida en España pero no es cierto tampoco. En realidad el diario El Mundo trató de arrimar el ascua a su sardina estableciendo un paralelismo entre Gurtel y otros casos de corrupción. Pero Gurtel no tiene parangón. Recordemos que solo se conoce 1/3 del sumario y eso que las revelaciones han sido aterradoras. Hay más de 17.000 folios e imputados en varias comunidades autónomas, entre ellos varios altos cargos del PP.

Claro que hay otros casos de corrupción -es inherente al poder- y en efecto, es probable, que haga falta un pacto de Estado para terminar con ella. Seguro que en el Psoe existen otros casos, no digo que no, pero no se conocen hoy y el Psoe ya se vió forzado en el pasado a extremar las precauciones. Así que aunque Pedro J. y Rajoy lo deseen…hay que buscar mejores cosas con las que contraprogramar.