BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

” El relato de los altercados de Pozuelo: ‘Fue la noche más divertida del año’ ” -titula hoy El Mundo. Lo cuenta un chico de allí.

Sólo unas horas antes el alcalde de Pozuelo escurría el bulto y decía que los artífices de los altercados no eran de allí ¿como iba a serlo?, seguro, eran gente de fuera. Sus chicos son gente de orden, como todo el mundo sabe, no necesitan educación para la ciudadanía, que es cosa de progres.

Javier Urra, que fue defensor del menor -y que ya no sabemos muy bien a quien defiende-, dice en Telemadrid que el problema es el de la “ausencia de autoridad” y de falta de límites en los jóvenes.  Las televisiones mezclan imágenes de grupos antisistema, y de viejos abusos policiales, como si todo fuera lo mismo, como si en el saco pudiera caber todo. Hay que aprovechar para arrimar el ascua. En el colmo de la desfachatez, algunos medios de comunicación se atreven incluso a asociar el fenómeno con la crisis.

Se escandalizan los amantes del orden y creen que los jóvenes ya no son lo que fueron. Y lo dicen algunos que no llegan a los 40 años. Viejos que siempre lo fueron, jóvenes desmemoriados:

1995 : “46 heridos en Las Rozas tras una batalla campal por la hora de cierre de los bares

1997: “La Policía Local de Pozuelo requisa 30 armas a 10 jóvenes“..iban de camino a la zona de fiestas.

Como tantos madrileños de mi generación, hace 20 años yo acudía a las fiestas de los pueblos de alrededor de Madrid, entre ellas a pijolandia en Pozuelo y Majadahonda. Sí amigos, con 18 años yo también era un jóven antisocial, poco respetuoso con la autoridad. Un descarte, un antisistema, gasolina de educación para la ciudadanía.

También ví como intervenía la policía, y también como eran recibidos a botellazos por los de allí y por los de fuera. Hasta lo ví en las Fiestas del colegio Ramiro de Maeztu, en pleno Madrid. Pero no sólo en Madrid: lo ví en las Fallas, cuando gritaban  ¡091 subidón! al ver aparecer las furgonetas de los antidisturbios cuando la fiesta decaía; Ví a uno que atravesaba un vespino en la carretera antes de prender fuego a un contenedor. Así eran los jóvenes de entonces también: jóvenes antisociales, poco respetuosos con la autoridad.

¿Quiere decir esto que me parece bien? No. Quiere decir que el fenómeno no es nuevo.

Sobra autoridad, -aunque no le vendría mal un poco más de preparación para saber como tratar con una multitud-. Lo que faltan -lo que han faltado siempre- son lugares públicos, asequibles para alguien de 16 años, donde pueda relacionarse con la gente joven, beber, bromear, gritar, cansarse para ir a casa. Los adultos han patrimonializado y privatizado el ocio de la gente joven, ese es el problema.

Pero la memoria siempre es frágil porque el espejo en el que nos miramos produce demasiadas distorsiones.

Print Friendly, PDF & Email
15 Replica a este post
  1. Muy buena reflexión. Aunque me parece absurdo la relación que hacen en muchos sitios sobre el altercado y la renta media en Pozuelo… Así como también me parece una ridiculez que intenten demonizar a internet, youtube, etc, por “fomentar” la conducta de estos cafres.
    Es lo que tu dices, jóvenes que solucionen sus problemas a botellazos los hubo, los hay y los habrá.

  2. Un hereje y un anatema era lo que eras a los 18 años… como todos ;)

    Sin embargo, a gente de nuestra edad no nos daba por ir repartiendo estopa a la Policía. Siempre hemos pensado lo de “Mucha Policía, Poca Diversión”, pero los botellones los hacíamos en parques, la basura se recogía y se tiraba a papeleras y contenedores (lo he hecho e imagino que tú también) y había otra educación.

    Aquí en Valladolor nuestro alcalde (no le voto, pero es el alcalde de la ciudad) decidió un buen día quitar los bancos de la Plaza de Cantarranas para evitar las aglomeraciones. Conclusión: nos sentamos en el suelo.

    Criticó que eran los mismos punkis y macarras que se sesntaban en el suelo los que arrancaban los pinos de las jardineras de la C/ Santiago y de la C/ Teresa Gil, sin reparar en el hecho de que dos de las discotecas más pijas de Valladolid estaban en esa ruta de paso.

    Son sólo dos ejemplos. Pero muy parecidos a lo que expone el alcalde de Pozuelo. “No son los míos, son los de los demás”. Igual es que esta gente nunca en su vida ha sabido divertirse, por eso les parece mal que “los demás” se diviertan.

  3. En Pozuelo no sólo hay pijos (me parece una simplificación). Hay gente del pueblo de toda la vida, inmigrantes (mataron a una chica no hace tanto), etc. Y eso si, los problemas siempre los causan los de fuera. Los nuestros son buenod chicos…

  4. Efectivamente, imbéciles los hay de todas las añadas y denominaciones de origen. Yo también fui joven y antisocial, pero nunca me dio por ir pegándole fuego a los contenedores. No creo que ni el 95 ni ahora, la alegre pandilla de Pozuelo (o Valencia) sea capaz de articular dos razonamientos contra el sistema. Por eso es relevante la renta per cápita. En París, los protagonistas de los disturbios era inmigrantes sin trabajo y con un lamentable futuro. Aquí son chicos de colegio de pago. Allí la desesperación, aquí el aburrimiento. Quizá las causas vayan más allá de que no haya un sitio para hacer botellón.

  5. Saturamos a los jóvenes con publicidad sobre las bondades de bebidas alcohólicas y luego les negamos sitios donde consumirlas, o se las vendemos a más de 12 euros.

    ¿Y nos extrañamos que se lancen a la calle al consumo abusivo? Santa doble moral …

    Ah, y quemar contenedores no, pero yo con 16 llevaba cresta y chupa llena de chapas, y la policía no era otra cosa que el enemigo a batir. Es curioso, pero ahora que voy con traje y corbata (y marihuana en el bolsillo), lo siguen siendo :-)

    Un abrazo, maestro

  6. ¿Nadie va a decir nada sobre el insistente “homosexualeeees!!!” del tipo del vídeo? Porque, y me perdonareis, a mí eso no me parece un detalle extrapolable, sino un síntoma de clase. Esa clase que sí afirma no necesitar EpC y que, de adulta, dicta normas morales.

    Las hostias no son nuevas, ni el contexto tampoco. El carácter sí lo es (o es un carácter caduco desenterrado).

  7. Al final, por lo que he oido en distintos medios y lo que voy leyendo, parece que la conclusion es que han sido 4 energumenos que han arrastrado al resto que no querian montar la que montaron porque en el fondo lo que querian era que abriesen los polideportivos de madrugada para practicar deporte saludablemente y despues tomarse un refresco a un precio asequible y charlar, pero como no pueden se agarran un pedal del trece y dan rienda suelta a su “energia interior” destrozando lo que encontraban a su paso… pero es que ellos no querian hacerlo por que son muy respetuosos no solo con la autoridad si no con todo lo que les rodea, por que les ha costado mucho conseguirlo y gozan de unos elevados niveles de empatia… pero se vieron obligados porque unos policias muy malos (de los que si es verdad que no respetan a nadie y que solo saben reprimir y dar palos) les vinieron a dar una orden, y claro, a ellos solo les mandan sus padres (jaja) que para eso han trabajado duramente por transmitirles los valores esenciales de convivencia, que les han inculcado que ademas de muchos derechos, tambien tienen muchos deberes, que les han inculcado la lucha por la justicia y que solo se revelan con violencia por causas realmente nobles.

    El caso es que intentando reflexionar individualmente, seguramente debo ser un “joven desmemoriado” como los que se citan en el post (probablemente consecuencia de los pedales que me pille en mi trayectoria de botellones), pero es que por mas que me empeño no requerdo que en fiestas o cualquier noche de finde, lo que me apeteciese fuesen actividades deportivo-culturales, si no mas bien tomarme unas cuantas copas (con lo que me daba la paga) mientras me reia con los colegas e intentaba pillar cacho, tampoco recuerdo haber abandonado ninguno de los lugares donde haciamos botellon hechos un autentico asco, no recuerdo no haber buscado un sitio aislado para no molestar o haber movido el culo e irme a otro sitio cuando alguien que solo queria descansar me pedia (con su cabreo muy logico) que dejase de hacer el cafre y me fuese a dar por c… a la puerta de mi casa, no recuerdo haber reaccionado lanzandole a esa persona una botella porque se le habia ocurrido perturbar mi ocio.

    Pero vamos… que seguramente es eso, falta de memoria, porque lo de Pozuelo debe ser lo normal y como normal lo debemos aceptar, igual que ha pasado toda la vida con la violencia de genero, la corrupcion, etc…

  8. Sobre este asunto se están aportando muchos puntos de vista, pero hasta ahora nadie ha hablado sobre el comportamiento de la policía y de los munícipes de Pozuelo ¿Cómo es posible que intenten parar la fiesta a las 3 de la mañana el primer día de las fiestas patronales? ¿En que pueblo sucede eso? En ninguno. Los chavales estaban borrachos pero se supone que la policía y el alcalde estaban sobrios.
    Dicho esto sin disculpar el salvajismo de los jóvenes, naturalmente.
    Yo también he escrito mi punto de vista en mi blog. Te invito a visitarlo. http://elhombredelpiruli.blogspot.com/

  9. Por desgracia, yo veo salvajismo encubierto todos los días, y en muchos lugares… Veo contenedores quemados por la ciudad de Madrid, sin necesidad de fiestas, veo marquesinas de autobuses, rotas cada dos por tres, sin necesidad de fiestas. Veo ventanillas de los Cercanías con los cristales templados hechos un puzzle, sin necesidad de fiestas. Tengo que escuchar los móviles a toda caña y los berridos de sus portadores, sin necesidad de fiestas… ¿Sigo?

    Como cantaba Luis Eduartdo Aute (¿Quién se acuerda ahora de los cantautores? ¿Dónde están? Debo estar ya muy mayor, jajaja)

    “Ya están aquí los fantasmas,
    siempre los mismos fantasmas
    con sus montajes fantasmas.
    ¡Vaya un tostón!
    Y todos somos fantasmas.
    No hay quien no sea un fantasma.
    Y el que no lo reconozca…

    (pequeño silencio-broma de Aute)

    …no lo será.”

  10. Se ha privatizado el ocio de los jóvenes. De acuerdo, Fernando, hasta ahí creo que coincidiremos la inmensa mayoría. De hecho la escasez de espacios para la juventud viene de lejos (yo tengo 32 veranos a mis espaldas y he vivido cómo la discoteca a la que iba los fines de semana se convertía en un supermercado sin que nadie hiciera nada al respecto para suplir la oferta de ocio en la zona).
    Pero, ¿dónde está el análisis hacia las grabaciones lamentables que se han emitido por televisión?
    Estoy con Small, puesto que no haces ninguna valoración sobre la conducta homófoba e intolerante que desprenden los comentarios del que graba.
    A mí me parece que analizar sólo la frecuencia de actos vandálicos o decir que esto no es nuevo es quedarse muy corto. Casi me preocupa más la actitud burlona y festiva con la que jalean los espectadores, porque creo que hay muchos jóvenes en este país que se diferencian de los pijos de Pozuelo en valores como, por ejemplo, la compasión. Y creo que quedarse de brazos cruzados o justificar e incluso reírse de que se acorrale a unos policías (que también son personas) a botellazos, es inadmisible por inhumano.

  11. Mira, yo siento tener ese prejuicio pero vivo lejos de Madrid y no sé si Pozuelo es pijo, cani, o intermedio. Pero después de ver este caso en las noticias un par de días seguidos, he pensado “seguro que el alcalde de Pozuelo es del PP, porque nadie está pidiendo su dimisión y todos se están dando palmaditas en la espalda”. Siempre pasa, el mismo problema es grave o no según quién lo causa y quién mande.