BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Detrás de la teoría de la conspiración no hay solo una operación comercial, para vender periódicos y libros, que también, sino una concienzuda operación para que en la historia no quede escrito que el PP de Aznar mintió para intentar ganar las elecciones.

Han pasado 10 años desde el atentado que sacudió a nuestro país y apenas hemos aprendido nada.  Durante las primeras horas de aquel día, vivimos un espejismo. Una suerte de concertación colectiva que  algunos medios y una parte de la clase política, se esforzaron por fragmentar. Se apoderaron de los sentimientos, sin miedo a romper el pais en dos, y sin temor a partir el alma de las víctimas.

Nada que nos resulte extraño a la vista de cómo el PP ha manejado electoralmente el terrorismo de ETA, todos estos años.

¿Cuando se comportará este país con el sufrimiento colectivo como lo hacen otros, buscando la unidad y abrazándose a las víctimas? ¿Ni siquiera ante una situación tan excepcional como el terrorismo somos capaces de la unidad?

La conspiranoia ha sido el máximo exponente de la utilización de las víctimas con fines espúrios.

Una teoría que, por cierto, pierde fuerza por el inexorable paso del tiempo y de la verdad judicial. Los conspiranoicos han pasado del contundente “ha sido ETA”, al “ha cooperado ETA”, pasando por “la polícía e Interior esconden algo” , y los desiertos cercanos.. Pero ahora ya solo queda un… ¿quién tuvo la idea?.

Mismo objetivo en todo caso. Porque detrás de la teoría de la conspiración no hay solo una operación comercial, para vender periódicos y libros, que también, sino una concienzuda operación para que en la historia no quede escrito que el PP de Aznar mintió para intentar ganar las elecciones.