Ha sido una invocación a la paz sin precedentes. 130 estudiosos musulmanes de todo el mundo se dirigieron al Papa Benedicto XVI el pasado jueves, con un mensaje histórico:

 “Si los musulmanes y los cristianos no están en paz, el mundo no puede estar en paz. Con el terrible armamento del mundo moderno, con los musulmanes y los cristianos entrelazados en todas partes como nunca hasta ahora, ninguna parte puede literalmente ganar un conflicto entre más de la mitad de los habitantes del mundo […] Nuestro futuro en común está en juego”, decía la carta.

La nota que apenas ha tenido repercusión en la prensa estaba dirigida a los representantes de las iglesias cristiano ortodoxas y a los de las alianzas mundiales de iglesias luterana, metodista, bautista y reformista.

En ella se aseguraba que la supervivencia del mundo está en juego. La agencia de noticias Reuters, que recogió la noticia, asegura que una carta conjunta como esta no tiene precedentes en el islam, que no tiene una autoridad central que hable por todos los fieles:

“Entre los signatarios hay importantes personajes de todo Oriente Próximo, Asia, África, Europa y América del Norte, que representan las escuelas suní, chií y sufí. Entre ellos hay grandes muftíes de Egipto, Palestina, Omán, Jordania, Siria, Bosnia y Rusia y muchos imanes y estudiosos” dijo Reuters.

Desde el 11 de septiembre de 2001, tras el atentado de las Torres Gemelas, no son pocas las voces que alertan del enfrentamiento al que se exponen las dos importantes religiones.

Print Friendly, PDF & Email