Por primera vez en la historia, el Ministerio de Justicia ha comparecido en el Congreso para presentar las cifras de indultos concedidos por el Gobierno español. Áurea Roldán, subsecretaria de Justicia, ha sido la encargada de revelar que en el primer semestre de 2017 se han conmutado penas a un total de 20 condenados. Es una cifra ya similar a la de todo 2016, cuando hubo 27 indultos, pero muy inferior a la de años anteriores. En 2012, primer año de gobierno de Rajoy, se concedieron 501 indultos y en 2013, 106.

A pesar de que la reforma del Código Penal de 2015 obliga al Gobierno a informar semestralmente de los indultos concedidos y denegados, esta comparecencia de Aura Roldán ha sido la primer vez que se hace en España. Ha explicado que en este primer semestre de 2017, se han recibido 1.943 peticiones de conmutación de penas y se ha dado luz verde a 20, lo que supone en torno al 1%. Un porcentaje que el gobierno intenta mantener desde 2015 -en 2016 incluso fue menor 0,72%- y que contrasta con el 11,26% que se alcanzó por ejemplo en 2007, cuando la media de indultos de la década estaba en 400 anuales.

La mayoría de las medidas de gracia concedidas fuero por delitos relacionados con el menudeo de drogas. Y la representante del Ejecutivo ha insistido en resaltar que no se ha otorgado ningún indulto a condenados por delitos de corrupción, violencia de género, seguridad vial ni contra la Hacienda Pública en el último año y medio, por la especial “repulsa” que generan en la opinión pública y la “sensibilidad social” que existe hacia el ejercicio del indulto. ElDiario.es señala sin embargo que seis de las medidas de gracia concedidas han sido a funcionarios del Ayuntamiento de Rota, en manos del PP, condenados por prevaricación administrativa, recordando que el Consejo General del Poder Judicial sí considera corrupción estos casos.