Felipe Calderón ha inaugurado una planta de cogeneración de 300 megavatios en Tabasco, desarrollada por Abengoa y General Electric. La planta, en la que se invirtieron cerca de 386 millones de euros, suministrará electricidad y vapor al complejo de procesamiento de gas de Nuevo Pemex, propiedad de Pemex. Será la primera vez en la que una empresa estatal adquiriera la energía de una planta gestionada por un actor privado. (Foto: Flickr/Gobierno Federal)

Abengoa invirtió 108 millones de dólares y General Electric otros 72 millones en el desarrollo de la planta que empezará a funcionar a finales de este año. Para este proyecto han contado con la financiación de Banobras, Santander, Scotiabank, La Caixa, Banco Espirito Santo, Credit Agricole, Export Development Canada y HSBC, que aportaron 450 millones de dólares en deuda.

La planta de cogeneración producirá más energía con un menor “daño” al medio ambiente y permitirá abastecerá el 55 % de la demanda de vapor de Nuevo Pemex y el 100 % de la de electricidad en los 190 centros de trabajo que tiene en el país.

La obra de la planta ha sido ejecutada por Abengoa Ingenería, mientras que las dos turbinas de gas que incorpora han sido suministradas por GE. Con esta instalación Abengoa casi duplica su capacidad instalada en cogeneración. Hasta la fecha, la compañía contaba con 347 MW operativos repartidos en plantas en Europa y Brasil.

La cogeneración es la producción simultánea de electricidad y calor utilizando una sola fuente de combustible como el gas natural y aprovecha el calor que de otro modo se desperdiciaría. Esto puede resultar en una mayor eficiencia térmica o valores más altos de calor y las emisiones de dióxido de carbono también se pueden reducir sustancialmente. Esto ayudará al Gobierno mexicano ha cumplir con su compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% por debajo de los niveles de 2002 para 2050.

Calderón en la planta de cogeneración construida por Abengoa
(Foto: Flickr/Gobierno Federal)

Print Friendly, PDF & Email