El periĆ³dico de Marruecos Al Bayane publica un artĆ­culo de Mohamed Boundi titulado: ā??Africa vaciada de su materia gris. EspaƱa detiene la fuga de cerebrosā?. El texto se refiere a la recien aprobada” ley de la ciencia”. El autor encuentra que se trata de una forma de retener en nuestro paĆ­s incluso a cientĆ­ficos de otras procedencias. El texto recuerda que hasta ahora, “la mayorĆ­a de los inmigrantes no comunitarios de EspaƱa, altamente cualificados, entre ellos los marroquĆ­es, son vĆ­ctimas de una terrible marginaciĆ³n profesional al ser forzados a ejercer actividades por debajo de sus posibilidades y cobrar salarios generales asignados a obreros sin cualificaciĆ³n” :

ā??EspaƱa que recibiĆ³, desde el comienzo de los aƱos 90, a centenares de miles de trabajadores extranjeros altamente cualificados aprobĆ³ el pasado miĆ©rcoles la ley de Ciencias, TecnologĆ­a e InnovaciĆ³n, cuyo principal objetivo es prevenir la fuga de cerebros. Es una ley que ha sido apoyada por la casi totalidad de los grupos parlamentarios, tras un aƱo de negociaciones para alcanzar un consenso en las modificaciones a aportar al texto inicial presentado por el Gobiernoā?¦

Esta ley llega en un momento en que el tercer mundo sufre una fuerte hemorragia provocada por la salida imparable de sus investigadores mĆ”s talentosos, en concreto los diplomados superiores. Sin embargo, la mayorĆ­a de los inmigrantes no comunitarios de EspaƱa, altamente cualificados, entre ellos los marroquĆ­es, son vĆ­ctimas de una terrible marginaciĆ³n profesional al ser forzados a ejercer actividades por debajo de sus posibilidades y cobrar salarios generales asignados a obreros sin cualificaciĆ³n. Para evitar estos extremos, EspaƱa ha recurrido a la aprobaciĆ³n de una ley que fija las condiciones de contrataciĆ³n para sus cientĆ­ficos. Esta ley pretende animar a los jĆ³venes titulados universitarios a integrarse en los diferentes departamentos de investigaciĆ³n cientĆ­fica y lograr sus aspiraciones en su propio paĆ­s.ā?

Print Friendly, PDF & Email