BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El Hospital de la Ribera de Alzira es un hospital público gestionado por una empresa privada en la región de Francisco Camps. La Generalitat Valenciana paga un tanto al año por habitante al Hospital que debe facilitarle los servicios sanitarios. Se utiliza siempre como ejemplo de la maravillosa relación que podría existir entre el dinero público y la empresa privada. Normal.

Así ha funcionado la operación:

Se otorga mediante Concesión Administrativa la gestión del Hospital de Alcira (Atención hospitalaria) a la empresa Ribera Salud y a Adeslas.

Al cabo de 3 años los de Ribera Salud y Adeslas dicen que uff, que a pesar de haberse presentado al concurso diciendo que sí, pues que eso no sale rentable y que, según sus cuentas, pierden muchos millones de euros.

Así que la Admon, que es generosa, cancela el contrato y le paga 25 millones de euros como indemnización por lucro cesante por habérselo cancelado. Se vuelve a Abrir concurso y lo gana la misma empresa, que ya ha olvidado que tal negocio les parecía ruinoso días antes.

La Admon. vuelve a licitar el contrato, pero esta vez, oh milagro, se les incluye la atención primaria (red de consultorios).

El dinero de todos, los beneficios de unos pocos.

Y esta es la pregunta ¿si era tan ruinoso por qué solicitaron su gestión?; ¿Si el negocio era ruinoso, por qué se pagó lucro cesante?

“…Sanidad cifró en 25 millones la indemnización por lucro cesante, el beneficio que dejaría de obtener al rescindir el contrato…” -contó EL PAIS

Print Friendly, PDF & Email