“ESCAL, la empresa a la que pertenece el proyecto Castor, ha comenzado a buscar acuerdos para renunciar a la concesión estatal para la extracción de gas en el Golfo de Valencia y exigir una indemnización. El gobierno Rajoy podría tener que desembolsar  una enorme cifra, que preocupa al Ministro de Economía, ahora que se había empezado a vislumbrar la salida de la crisis”.

 


(Foto: flickr/Generalitat Valenciana)

 

“El Tribunal Supremo español -continúa el artículo de Giulia Tarozzi- ha desestimado recientemente un recurso del Gobierno, contra la cláusula de indemnización incluida en el contrato firmado con la empresa. Pese a que el alto tribunal considera la cláusula “abusiva”, según la sentencia del Tribunal, el Gobierno podría tener que desembolsar a la empresa hasta 1.400 millones de euros, un escenario que tiene indignados a los ciudadanos que ya en tiempos del Gobierno de Zapatero, protestaron por haber rubricado el acuerdo para el proyecto”.

“El proyecto Castor, hace apenas dos meses comenzó con los procedimientos de almacenamiento de gas en el subsuelo, en el espacio que antes ocupaba un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar. Este proyecto tiene un valor de 1.300 millones de euros y había sido llevado adelante gracias a una joint venture entre la canadiense CLPy la española ACS, presidida por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez”.

“Los problemas sin embargo, comenzaron tan pronto como las operaciones de infiltración del gas comenzaron. La tierra empezó a temblar en toda la región, temblores que alcanzaron incluso los 4,2 grados en la escala Richter, provocando el pánico entre la población de la zona”.

Leer artículo completo en L´Indro

 

Print Friendly, PDF & Email