BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Los ciudadanos asistimos perplejos a lo que está pasando con Caja Madrid: insultos, empujones, descalificaciones… Lo que no consiguió Gurtel lo está consiguiendo la batalla por el dinero. Pero no nos engañemos. No se trata de una batalla más por el control económico de una Entidad tan importante. Lo que de verdad está en juego en Caja Madrid es la batalla por la sucesión del PP.

Tanto Gallardón como Aguirre dirigen Administraciones muy endeudadas (especialmente el primero). Quien se haga con el control de la entidad podrá resolverse créditos y opciones, y quien no lo tenga tendrá que vivir de la mendicidad. El ganador tendrá  capacidad para decidir en empresas tan importantes como Iberia, de las que Caja Madrid posee alto grado de control. Puede ser el final de una carrera política o el principio de otra.

No se trata por tanto solo de poseer una Entidad para garantizar favores y amiguismos políticos. Se trata de supervivencia, de sucesión.

Mientras, Rajoy sigue demostrando su incapacidad para gobernar el barco. Aznar ya lo habría resuelto. Es verdad que no hay un buen candidato para presidir la Entidad, pero por lo menos Rodrigo Rato sería un candidato de concertación, aunque quedaría fuera de la batalla de la sucesión. El precio, en todo caso, no está mal. ¿Sabeis cuanto ganará quien presida la Caja? De uno a tres millones de euros al año. No es un mal regalito para alguien como Ignacio González que carece de toda experiencia.

Así que ahí lo tenemos: en plena crisis económica los buitres acechan sobre nuestras cabezas sin disimulo, observando, planeando como descuartizarnos. Pero estan jugando a un juego peligroso: no solo está en peligro la cuarta entidad financiera del país. Es una irresponsabilidad que puede dañar a toda la banca: un negocio que se basa, sobre todo, en la credibilidad y la confianza. Y si la gente no confía en el sistema…