Ciprian Baltoiu de la Tv rumana Digi24 es el periodista que preguntó al presidente español cuando y donde daría explicaciones por el caso Bárcenas en la rueda de prensa con el primer ministro rumano. Explica los detalles de su acción y asegura: “Es la pregunta que haría cualquier periodista, la que yo hubiera hecho en la anterior rueda de prensa y lo que quiere oir la gente”. Y asegura que le ha soprendido la repercusión de su gesto, que le ha ocasionado muchos elogios y también algunas críticas.

Cirprian Baltoiu

Ciprian Baltoiu explica: “”Como en los eventos internacionales de alto nivel, los periodistas invitados tenemos la oportunidad de preguntar primero, yo hablé con mis colegas rumanos para saber si alguno tenía una pregunta `ardiente´ que no podía esperar para nuestro primer minsitro, sabiendo que íbamos a poder hablar con él más tarde. Me dijeron que no tenían ninguna cuestión internacional, sino cosas domésticas. Asi que dije que entonces yo preguntaría por las restricciones que aun existen para los trabajadores rumanos en España. No dije que pensaba preguntar también al presidente español, pero aproveché para hacerlo”.

Y se justifica: “Es la pregunta que cualquier periodista querría hacer al presidente español. Es la que yo hubiera hecho la semana pasada en la anterior comparecencia de Rajoy con el presidente polaco. Yo estaba traduciendo la conferencia de prensa para mi canal. Se lo vendí como que iba a ser el momento en que Rajoy hablara del caso. Y cuando salió la pregunta del periodista español [de ABC] me sentí un poco frustrado. Pensé `Dios, esta no es la pregunta que había que hacer´. Luego me enteré de que la pregunta había sido `precocinada´ y el presidente tenía escrita la respuesta”.

El periodista se sorprende: “Esta parece ser la noticia. Que un periodista rumano pregunte lo que todos querían saber en España. Pero es que no estamos fuera de este mundo. Es noticia cuando un policía ayuda a una mujer a dar a luz, porque no es su trabajo. Pero un periodista pregunta. Ese es su trabajo: preguntar y no juzgar. Yo quiero escuchar su versión y espero que haya una reacción. Asi yo podré presentarle al público rumano, que esta muy interesado en lo que pasa aqui, las acusaciones y la defensa para que ellos juzguen.”

Sobre la repercusión que ha tenido en España su gesto asegura: “Ha sido una sorpresa total. Tengo una cuenta de twitter que casi no uso y de repente tenía 500 seguidores y mensajes de gente que me felicita o critica. Y agradezco las dos. De hecho creo que tengo que pedir perdón al presidente porque me he dado cuenta después que la forma de expresarme y dirigirme a él no fue la perfecta. Pero estaba muy concentrado en decir todo rápido para que no me cortarán el microfono y creo que se me soltó un poco la lengua.”

El corresponsal añade sobre los elogios: “Es normal. Porque hay una presión pública, política, entre la gente, todos quieren saber, quieren respuestas. Y ahora se sienten un poco representados ¡sólo porque un periodista ha colocado una pregunta! Pero la reacción general me parece un poco fuera de este mundo. Alguien me criticó diciendo que buscaba hacerme famoso. Pero yo he hecho preguntas asi a Bush o a Sarkozy. Otros critican que sea de Rumanía donde también hay mucha corrupción. Pues sí, Rumanía no es un país virgen, pero hablamos de esas cosas”.