Ana Bermejillo es la autora del libro “Nacidas el 8 de marzo. El futuro de África tiene rostro de mujer.” En esta entrevista para radiocable.com, explica la historia de 15 mujeres africanas que han puesto en marcha proyectos relacionados con el turismo  solidario y sostenible que han logrado dar esperanza y trabajo a miles de sus compatriotas.

Presentacion del libro

El libro repasa casos que se integran en una red de turismo sostenible y solidario que puso en marcha la Fundación Banesto en el Continente Negro en 2006. La idea es que apoyando a la mujer emprendedora en África se apoya su desarrollo en conjunto. Ana Bermejillo ha recogido las experiencias de más de 200 voluntarios que viajan y ayudan a estos proyectos y sobre todo de las mujeres que los han puesto en marcha.

“En todos los casos son mujeres supervaliosas que suponen una enseñanza en cabezonería, tesón, esfuerzo…” y que sacan adelante sus proyectos. Y destaca la historia del gambiana Fatou Janha Mboob, casada con un funcionario de la ONU y que al regresar a su tierra con 53 años se empeñó en ayudar y “ha cambiado completamente la realidad de las que eran hasta ahora las mujeres más pobres de Gambia: las mariscadoras del río Gambia”.

Son mujeres cuya única forma de subsistencia es recorger las ostras salvajes en las raíces de los manglares en condiciones insalubres y muy inseguras: “las cocinan en parrillas y las tienen que pelar calientes. Y muchas veces les saltan a la piel. Les provocan heridas y muchas mujeres están desfiguradas”. Además tienen que venderlas en una autopista y decenas de ellas mueren atropelladas.

Fatou Janha Mboob las ha organizado y dignificado conseguiéndoles mandiles rojos para que se las vea mejor y no las atropellen, dándoles utensilios, organizando festivales para  que logren ingresos al acabar la temporada, con cuentas bancarias… “es la cabezonería de una persona, un solo ser humano, que decide voy a cambiar esto y lo cambia”.

También están Zainab y Leyla Ansell, una madre y una hija que gestionan una de las mayores empresarias turísticas de Tanzania, la ??Zara Tanzanian Adventures? en torno al Kilimanjaro que tiene 600 empleados. Y Bermejillo explica que además ahora están “volcadas en un proyecto con las mujeres masai en el crater del Ngorongoro. Y otros casos entre los  baobabs del País Bassari, el desierto de Namib o las palmas de Makalani de Ovambolandia

 

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email