La agencia estadounidense analiza la repercusión que nuevo el impuesto sobre generación de energía anunciado el 11 de julio por Mariano Rajoy puede tener sobre las renovables. Destacan el rechazo de la industria y los inversores internacionales a un impuesto que puede ser discriminatorio hacia las tecnologías limpias y un segundo golpe a un sector ya perjudicado.

Energia solar y eólica
(Foto: Flickr/Vituh)

Bloomberg Business Week apunta: “La decisión de Mariano Rajoy de gravar con un impuesto a los generadores y  consumidores de energía señala que España planea recaudar dinero en efectivo de las energías renovables, por primera vez. Esto supone un golpe a una industria que ya estaba luchando contra la reducción de las subvenciones. ”

Gestores de fondos de HSBC Holdings y Deutsche Bank y la industria están presionando al gobierno para frenar la escala de este impuesto. Sostienen que unas tarifas más altas pueden llevar a las empresas a la quiebra.” La agencia cita al consejero delegado de Eolia Renovables que asegura que “los nuevos impuestos que se están considerando son astronómicos”. Y explican: “Los lobbys renovables temen que la extensión del impuesto sea mucho mayor sobre sus tecnologías, atestando un segundo golpe este año tras el bloqueo del gobierno a nuevos proyectos de energía limpia en enero”.

El artículo añade: “Un grupo de 11 fondos internacionales de infraestructura han amenazado con recortar sus inversiones y tomar acciones legales si la reforma es más exigente con las energías renovables que con la energía tradicional. Consideran que un impuesto sólo sería aceptable si trata de la misma forma a todas las tecnologías, sobre la base de megavatios por hora y no de ingresos. Y citan al presidente del lobby fotovoltaíco Unef aseguranque que “un impuesto que grava de forma diferente a cada tecnología parece ilegal y discriminatorio hacia las renovables”

[Leer el artículo completo en Bloomberg]

Print Friendly, PDF & Email