La nota oficial dice, según Survival, que la mayor empresa de diamantes del mundo ha “detenido las operaciones en la tierra de los bosquimanos del Kalahari, en Botsuana, debido a que aquellos a quienes ha consultado, incluidos bosquimanos que viven dentro de la reserva, no estaban de acuerdo con sus planes de realizar exploraciones en busca de diamantes alli.” Pero para la ONG que defiende a los pueblos indígenas se trata sobre todo de un éxito de la campaña de presión internacional en favor de este pueblo que lucha por recuperar sus tierras ancestrales.

Un grupo de cazadores bosquimanos
(Foto: Flickr/Sdag1)

De Beers tiene varias licencias de prospeción de diamantes en Reserva de Caza del Kalahari Central, pero hace un mes anunció que tenía intención de iniciar más. Survival relanzó entonces su campaña internacional de presión que anteriormente organizó un boicot contra De Beers, contó con la colaboración de supermodelos como Iman o Lily Cole y organizó protestas a las puertas de las tiendas de Londres y Nueva York.

Entonces la compañía diamantífera se vio obligada a vender su depósito de 2.200 millones de dólares a otra empresa Gem Diamonds por 34 millones de dólares. Ahora las nuevas acciones de la ONG han conseguido que De Beers dé marcha atrás y asegure que no desarrollará ninguna otra actividad en el Kalahari a menos que se acuerde un plan de gestión sostenible a largo plazo.

Esto supone una gran victoria para los bosquimanos, aunque Survival  considera la minería de diamantes aún amenaza su supervivencia. De Beers mantiene otras licencias de prospección en la reserva y a ellos se ha unido Gem Diamonds. Una empresa que asegura que cuenta con apoyo local, pero cuya posición no es honesta, según Stephen Corry, presidente de la ONG.

La lucha de los bosquimanos contra la minería de diamantes en sus tierras, que incluso llegó a los tribunales, está contada en este documental.

Imagen de previsualización de YouTube