Los hombres y las mujeres no cobran lo mismo en España aunque realicen trabajos similares y además hay diferencias en todas las variables salariales. Es lo que pone de manifiesto un estudio de Fedea que ha depurado estadísticamente los datos salariales brutos de 2014 para llegar a una cifra concreta con respaldo científico: una mujer percibe un 12,7% menos por hora que un hombre.

calle-gente-madrid

Los datos analizados confirman que la brecha salarial de género es una realidad y además, como resalta un artículo de Manuel V. Gómez en El País que ha tenido acceso al estudio, está presente en cada detalle de las variables observadas: edad, educación, antigüedad, ocupación, tipo de contrato y jornada, actividad y tamaño de empresa.

La investigación de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha sido coordinada por José Ignacio Conde-Ruiz y desmonta los argumentos de los “negacionistas” de la brecha salarial. Según éstos, los motivos por los que las mujeres ganan menos se deben a que trabajan menos horas, sufren más la precariedad, hacen tareas peor pagadas o tienen menos responsabilidad. Y afirman que las diferencias se reducen significativamente si se analizan realmente situaciones similares.

Para tratar de hacer una comparación lo más homogénea posible y libre de distorsiones, Fedea ha cogido los números de la Encuesta de Estructura Salarial europea de 2014, que revelaba que una mujer gana a la hora un 14,9% menos que un hombres, y los ha depurado según el impacto en los salarios de la edad, de la experiencia, del nivel educativo, del tamaño de la empresa, del tipo de contrato y jornada laboral, de la ocupación y de la actividad.

Y el resultado es que la brecha salarial se reduce algo, pero es una realidad: un 12,7% menos de salario por hora por tareas similares. El estudio establece sin embargo que la brecha se ha reducido significativamente, un tercio, con respecto a 2002. Pero la igualdad y el equilibrio aún están lejos.

Entre los datos más preocupantes está el aumento de la brecha con la edad: entre los trabajadores menores de 30 años, las mujeres cobran un 4,7% menos, pero en los de más de 59 años, la diferencia se dispara a un 17,2%. Aunque el estudio resalta que una de las variables que no se ha podido estudiar es la influencia de la maternidad, ya que la encuesta de estructura salarial no incluye esa información. Y otro aspecto llamativo, es que las diferencias se dan también en los puestos de responsabilidad. Así entre los directivos y gerentes, la remuneración por hora es un 12,2% menor para las mujeres.

Print Friendly, PDF & Email