Brian Currin es abogado y mediador profesional. La izquierda abertzale, a quien asesora, confia en que pueda ser el mediador en un eventual proceso de paz. El Gobierno no lo tiene tan claro, pero su figura es la que más ha trabajado ya el contexto internacional. Podría empezar a trabajar una vez que ETA ha declarado un “alto el fuego verificable”. Pero ¿quien es Brian Currin?

Brian Currin
(Foto: Flickr/Lokarri)

Haber sido el impulsor de la Declaración de Bruselas [ver pdf] le ha puesto frente a todos los focos. En esa declaración varias personalidades internacionales, entre ellas cuatro Premios Nobel, pidieron a ETA un abandono definitivo de las armas verificable por organismos internacionales. ?l mismo ha asegurado que está inmerso en negociaciones para “agilizar, facilitar y posibilitar” el logro de la normalización política en el País Vasco.

Desde hace meses está trabajando en la formación de un Grupo Internacional de Contacto (GIC) que previsiblemente se constituirá formalmente una vez que ETA responda al emplazamiento efectuado por la Declaración de Bruselas. Se sabe que el propio Currin formará parte de este GIC, pero no ha revelado la identidad de ningun otro miembro solo que serán entre cuatro y seis mediadores europeos.

Este grupo se encargaría una vez conocido el comunicado de ETA de verificar el abandono de las armas. Aunque algunos expertos alertan de que la capacidad real de supervisión de una organización clandestina como ETA por parte de una comisión como la que promueve Currin es limitada y citan algunos ejemplos de la experiencia irlandesa.

Imagen de previsualización de YouTube

Brian Currin es de nacionalidad sudafricana y nació el 20 de septiembre de 1950. Ejerció como abogado en Pretoria desde 1977 hasta 1987, especializándose en derecho laboral, derechos civiles y derechos humanos. Fundó en su país el Directorio Nacional de Abogados por los Derechos Humanos (LHR) en 1987 y fue su presidente hasta 1994, cuando Nelson Mandela le elige para presidir la comisión de investigación sobre el periodo del apartheid. Participó después también en la creación de la Comisión de Verdad y Reconciliación.

Ahi empezó su labor como mediador en conflictos o procesos de transición política, que luego ha desempeñado también en Irlanda del Norte, Sri Lanka, Ruanda y Oriente Medio. Currin copreside la Comisión de Revisión de Sentencias irlandesa, que decide sobre la puesta en libertad de los presos que han cometido delitos relacionados con el terrorismo. Y también fue durante un año mediador en el conflicto enquistado en este país por la marcha de Drumcree.

En una entrevista en Euronews  aseguraba que “es otpimista sobre un posible proceso de paz en el País Vasco”.

Imagen de previsualización de YouTube

Su figura puede hacerse muy relevante a partir de ahora en el proceso en torno al País Vasco… o no. El Gobierno parece mantener ciertas reservas hacia su persona y para su éxito es vital tener la confianza de ambas partes. El propio Currin ha dicho muchas veces que “en cualquier mediación, si no hay confianza no puede haber un proceso exitoso”.