Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Bush toca a rebato. La situación es de emergencia. Toda nuestra economía esta en peligro y los dos hombres que dentro de 39 días se disputarán la presidencia de los Estados Unidos acuden a la llamada de la Casa Blanca para ofrecer a su país y al mundo una imagen de unidad. Es el toque de calidad que, en medio de muchos defectos, distingue a esa democracia, siempre muy consciente del valor de las formas. Era inimaginable que de la reunión pudiera concluir sin acuerdo.

 Imagen de previsualización de YouTube

Hubiera sido catastrófico. Por eso, el hecho de que se celebrara presuponía el acuerdo que, en efecto, se ha cerrado poco antes de la cita. Las bolsas lo están celebrando. Sin embargo, las dudas sobre el plan y su eficacia siguen ahí: el magnate George Soros planteaba hoy un par de ellas. “¿Qué ganan los contribuyentes, y por qué hay que salvar a los que nos han hundido?. Otros analistas añaden: aunque nos gastemos 700.000 millones de dólares en retirar la basura, los bancos seguirán necesitando dinero contante y sonante. El gran esfuerzo puede no servir de nada. Pero el dramático ultimátum de Bush (o el plan o la catástrofe) no dejaba salida. En las calles de los Estados unidos los ciudadanos asisten atónitos al anuncio del fin del mundo. En este contexto, el Gobierno alemán ha dicho hoy: ya nada será como antes. Y los Estados Unidos dejarán de ser la gran potencia del sistema financiero internacional. Esta tarde, China se ha convertido en el tercer país en enviar un hombre a pasear por el espacio.”