Inmigrantes deportadosEl Ministerio del Interior ya tiene protocolo de normas de seguridad para las repatriaciones de inmigrantes ilegales. El texto -que adelanta El País- especifica qué pueden hacer y qué no, los policías que los custodian. Queda prohibido por ejemplo drogarles -salvo en el resquicio revelado por una web de la “precripción facultativa”- pero en cambio podran ponerles camisas de fuerza y cascos tipo chichoneras. Segun el protocolo es para evitar que intenten autolesionarse.

Todo esto forma parte de las medidas llevadas a cabo para evitar casos como el del nigeriano Osamuyia Aikpitanhi, que en junio falleció maniatado y amordazado en un vuelo de repatriación. Los sindicatos policiales habían pedido que se elaboraran unas directrices claras para los agentes, que en los ultimos tiempos han visto como las deportaciones se han disparado. Solo en lo que va de año, ha habido más de 8.500 repatriaciones ya se fueran en aviones fletados especialmente o en vuelos comerciales.

El nuevo protocolo es minucioso. Establece que los inmigrantes deberán embarcar con un informe médicoy que serán subidos al avión esposados con lazos. Tendrán que llevar los cinturones de seguridad durante todo el vuelo, salvo si quieren ir al baño, donde tendrán que ir escoltados. Y en caso de resistirse, el tecto dice que “podrán ser inmovilizados por medios que no pongan en peligro su integridad física ni comprometan sus funciones vitales” y respetando “el honor y la dignidad” del extranjero. Y para ello autoriza “prendas inmovilizadoras autorizadas” -las camisas de fuerza que mantienen los brazos pegados al cuerpo- y los cascos de autoprotección.