La Comisión Europea convocó un concurso para seleccionar las primeras capitales verdes en 2010 y 2011. Se presentaron 35 ciudades, de éstas 6 de ellas eran españolas: Murcia, Vitoria-Gasteiz, Valencia, Zaragoza, Sabadell y Pamplona. Sin embargo ninguna pasó ni siquiera las primeras tandas de selección. Las elegidas han sido Estocolmo y Hamburgo por sus políticas medioambientales.

Imagen de previsualización de YouTube

Los criterios que siguió el jurado para elegir a los finalistas fueron los siguientes: las contribuciones de la ciudad a la lucha contra el cambio climático global; los sistemas de transporte y sus usos en la ciudad; criterios medioambientales; disponibilidad de áreas verdes; calidad del aire en toda la región; polución sonora; gestión, clasificación y manejo de los desechos; consumo de agua; tratamiento de aguas residuales; gestión medioambiental de las autoridades locales; usos de tierras sostenibles.

Las ocho finalistas fueron: Ámsterdam, Bristol, Copenhague, Friburgo, Hamburgo, Münster, Oslo y Estocolmo. La capital sueca resultó elegida para 2010 por “su objetivo de ser una urbe libre de combustibles fósiles para 2050, o por el hecho de que el 95 por ciento de su población viva a menos de 300 metros de parques o bosques, lo que mejora su calidad de vida”. Mientras que Hamburgo lo será en 2011 por su objetiuvo reducir sus emisiones de CO2 un 40 por ciento para 2020 y un 80 por ciento en 2050. Y porque la casi totalidad de sus ciudadanos tiene acceso a un medio de transporte en común a menos de 200 metro de su casa.

Frente a esto, desde Ecologia-blog comparan los datos de algunas de las candidatas españolas. Critican por ejemplo que se presentara Sabadell cuando es una de las 13 ciudades españolas que superan el límite de emisiones anuales de dióxido de nitrógeno (NO2).

Print Friendly, PDF & Email