Desde hace unos años y especialmente durante el primer mandato de Mariano Rajoy, la política exterior española ha sido señalada por ejercer un perfil bajo y ser poco activa a nivel europeo y mundial, en contraste con su posición como cuarta economía de la zona euro. Carnegie Europe, el think tank para Europa del prestigioso y decano Carnegie Endowment for International Peace de EEUU, pone el foco sobre la cuestión y Judy Dempsey, su redactora jefe, pregunta a varios expertos y analistas hasta qué punto existe la percepción y es una realidad que la política exterior de España esté rindiendo por debajo de sus posibilidades. Y de sus respuestas se evidencia que a España, además de las crisis, le lastran tres carencias: la falta de aliados, ambición y visibilidad.

Carnergie Europe pregunta en concreto a Charles Powell, director del Instituto Elcano, Francisco de Borja Lasheras, director adjunto de la Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), Giles Tremlett, ex corresponsal en España de The Guardian, Laia Mestres, del Instituto de Estudios Internacionales de Barcelona y Pawel Zerka, de Wise Europa. Y, con matices, todos señalan que efectivamente España, últimamente, “pelea por debajo de su peso” en cuanto a implicación internacional. Y se esbozan algunas explicaciones.

Giles Tremlett, por ejemplo apunta que “España tiene muchos amigos, pero pocos aliados” subrayando la posición de cierto aislamiento del país que no quiere ser englobado ni dentro del llamado Club Med, al que pertenecería geográficamente, ni con los países del Este, pero tampoco está al nivel de los escandinavos, o de Reino Unido, Holanda o Francia. Y añade que el mandato de Rajoy ha complicado la situación, porque tanto Felipe González como José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero tuvieron una visión más amplia de la política exterior, hacia Latinoamérica, hacia la Alianza Atlántica o hacia el mundo árabe, respectivamente, mientras que Rajoy se ha “especializado en el control de daños”.

Laia Mestre y Charles Powell señalan que España está efectivamente teniendo poca presencia internacional y lo achacan a la suma de tres crisis: la económica, la territorial y la política, pero advierten de que será necesario que Rajoy preste más atención al exterior, especialmente con el Brexit.

Por su parte Francisco de Borja Lasheras y Pawel Zerka, apuntan que aunque ha seguido un perfil bajo, España si ha tenido una cierta actividad en la escena internacional en asuntos como Siria, Venezuela, o la UE de Defensa, pero señalan que los resultados han sido “o tibios o están por verse”. Pero se advierte de que además el país tiene sobre todo un problema de visibilidad, ya que “no se le ve incluso cuando está”. Y se apunta que el actual contexto geopolítico, demanda una política exterior de España más sustancial y ambiciosa en asuntos como los refugiados, la reforma de la UE o el África Sub-sahariana.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.