La corresponsal de Les Echos y L´Express valora en radiocable.com la petición de Pablo Iglesias al Rey Juan Carlos de comparecer de motu propio en el Congreso para dar explicaciones, así como el tema de los aforamientos de políticos en España. Cécile Thibaud afirma que ve la iniciativa de Podemos como “algo político” pensado sobre todo para diferenciarse del PSOE en un asunto emblemático de la izquierda y en dónde los socialista probablemente no van a entrar. Sobre lo que supondría una comparecencia del Rey Emérito señala que podría ser “sano” de manera democrática para España pero cree que es “muy difícil y complicado” por la propia figura de Juan Carlos. En cuanto al número de aforados políticos en España, apunta que dada la evolución de la sociedad habría que limitarlos, pero no le parece que la situación española sea “más indignante que la de otros países”.

Cécile Thibaud asegura que la carta de Pablo Iglesias al Rey Juan Carlos pidiéndole comparecer en motu propio en el Congreso le ha parecido “sorprendente en el tiempo”. Añade que “parece más propio de un ambiente de precampaña”. Recuerda que los audios de Villarejo que denunciaban las actividades del Rey Emérito datan de julio y señala: “¿Por qué ahora? ¿En noviembre?”. En este sentido apunta: “Entiendo que es el papel de Podemos jugar en este terreno, pero creo que su idea es posicionarse donde no puede estar el PSOE”.

Y explica: “Tocar la figura de la monarquía parlamentaria y del Rey, es algo que el PSOE no va probablemente a hacer. Al menos de momento. En el terreno de Franco, vemos que el PSOE sí está decidido, pese a todas las dificultades a tomar cartas en el asunto y exhumar al dictador. Y para diferenciarse, Podemos necesita otro terreno que sea realmente emblemático de la izquierda. Y de ahí sale la idea de poner en entredicho la intocabilidad de la figura del Rey. Creo que es algo político”.

Con respecto a si una comparecencia del Rey sería o no positiva para España, la corresponsal asegura: “No soy experta en monarquía como buena francesa y republicana. No sé si hay precedentes en otras monarquías europeas. Pero lo veo sinceramente difícil y muy complicado por la personalidad de este rey. Desde que vine en España, siempre me chocó el régimen especial que protege al rey. De todas las historias o rumores sobre su vida sentimental o sus escapadas no se hablaba. O no se escribía sobre ello. Había un régimen de sombra permanente que sería muy complicado levantar ahora”.

Cécile Thibaud resalta: “No sé si el país estaría o no preparado para ello, pero desde luego el que no está preparado es el Rey Juan Carlos. Creo que este tipo de situación se podría ver por ejemplo con el Rey Felipe. Una comparecencia explicando cosas en otras circunstancias. Pero el Rey Juan Carlos es toda una excepcionalidad. Fue nombrado a dedo por el dictador, sin ninguna legitimidad democrática. Eso no quita para que después su papel fuera de refundador de la democracia española. No quiero atacar su papel histórico. Creo que su comparecencia podría ser sana de manera democrática, pero la veo muy difícil”.

La periodista también valora el tema de los aforamientos en España y las peticiones de recortarlos: “La evolución de la sociedad hace que la gente pida más transparencia y menos privilegios. Y es lógico que lleguemos a una situación en la que haya más cuentas que rendir y los cargos públicos tenga que hacerlo. Creo que efectivamente hay que simplificar los aforamientos y reducir el número de personas y circunstancias que podría legitimarlo. Pero tampoco estoy segura que la situación española sea mucho más indignante que la de otros países. Se está avanzando mucho, aunque sea poco a poco.”

Cécile Thibaud es corresponsal de L´Express, La Tribune de Geneve y Les Echos y escribe asimismo para Sud-Ouest y Challenges. Lleva en España desde el año 2001. Anteriormente trabajó para Le Nouvel Economiste y Telerama. Ha sido además hasta 2015, vicepresidenta del Círculo de Corresponsales Extranjeros en España. Algunos de sus artículos han analizado la Justicia española -desde señalar la “deriva” de tras el caso Garzón a destacar a los “pequeños jueces” que han hecho temblar a los poderosos-, el relanzamiento de la economía, el “negocio” de los abogados con los litigios bancarios o la crisis del periodismo en España.

Print Friendly, PDF & Email