En España sigue habiendo gente que defiende que ni la la Ley, ni el Ministerio de Igualdad, ni las medidas de conciliación son necesarios o se ríen de todo ello. Consideran que la situación de desequilibrio se ha corregido en los últimos años y que no hace falta la discriminación positiva, porque las cosas se “van arreglando solas”…

Es falso. Eso no es lo que reflejan los datos y las encuestas:

Mujeres remeras
(Foto: Flickr/Lanperns 2.0)

El 49% de las mujeres tiene dificultades para conciliar la vida familiar y laboral, el 70% de las que tienen entre 30 y 44 años hacen doble jornada, la de trabajo y la de las tareas familiares, frente al 40% de los hombres. Y sólo un 22,7% de las parejas madrileñas comparten equilibradamente las responsabilidades laborales y domésticas. Son algunos de los datos de la última encuesta sobre Mujer, Mercado de Trabajo y Conciliación de la Vida Laboral y Familiar del Ayuntamiento de Madrid. [VER EN PDF]

A nivel puramente laboral, las estadísticas también reflejan que la igualdad está aún lejos de poder ser pregonada. Según el informe de la Comision Europea sobre Igualdad en 2007, la tasa de empleo de las mujeres sigue siendo un 15% inferior a la de los hombres y continúan haciendo frente a una diferencia salarial del 15%, lo cual quiere decir que ganan una media del 15% menos que los hombres por cada hora trabajada. [VER PDF]

El contrato temporal o el empleo a tiempo parcial afecta al 21% de las mujeres jóvenes que trabajan, frente al 8% de los hombres. Y eso que el 53% de las que tienen entre 25 y 34 años son universitarias, mientras que solo el 49% de los hombres en esa franja también lo son. Por cada cada hombre que abandona el trabajo, lo hacen 27 mujeres y las profesiones mayormente ocupadas por mujeres son las que tienen peores condiciones, especialmente el sector de la limpieza.

Pero además los estudios ponen en cifras algunas de las situaciones a las que se enfrentan las mujeres que quieren tener hijos. La tasa de empleo entre las que tienen de 20 a 49 años de edad baja quince puntos porcentuales cuando tienen un niño, mientras que la de los hombres sube seis puntos. También acuden mucho más a trabajos a tiempo parcial (32,9%) en comparación con los hombres (7,7%).

Y la cosa alcanza cotas aún más dispares al hablar de cargos de responsabilidad. En toda Europa, las mujeres representan más de 44% de la totalidad de los trabajadores, sin embargo sólo ocupan el 32% de los puestos ??de mando? -jefes ejecutivos, gestores y directores de pequeñas empresas, frente al 68% que son para hombres.- Otros estudios incrementan aun más, hasta el 74%, la cifra de cuota masculina en el colectivo de directivos. Y en el caso de las grandes empresas multinacionales la situación es aún peor: apenas hay un 10% de mujeres.

Los avances para conseguir que un mayor número de mujeres ocupen puestos de responsabilidad han sido excesivamente lentos. Si creemos en los valores de la democracia, no podemos dejar que la mitad de la población se quede al margen de las estructuras de poder.” Es una de las conclusiones del estudio de la UE.