Las elecciones norteamericanas de 2008 han abierto los ojos a muchos escépticos sobre las enormes posibilidades de la red como herramienta social aplicada a las campañas políticas. Permite sobre todo, de forma directa y barata, difundir el mensaje, movilizar electores y recaudar fondos. La de Barack Obama está sirviendo de modelo para muchos, pero ¿como se puede evaluar la e-estrategia de un candidato en la red?

Web de la campaña de Obama

Mindy Finn, una consultora y blogger que dirigió la campaña on line del aspirante a la candidatura republicana Mitt Romney, ha explicado en una entrevista en audio en la NPR los aspectos medibles que indican el éxito: el número de inscrito en las listas de distribución de emails, los inscritos como voluntarios desde una plataforma online, la gente que participa en acciones on line, como enviar emails a sus amigos, cartas a los medios o que ayuda a registrar votantes, y la cantidad de personas que se posicionan por el candidato o su partido en redes sociales como Facebook o Myspace.

El blog e-Xaps se hace eco de estos puntos y añade algunos más: el número de subscriptores del canal Youtube, seguidores de Twitter, blogs que hablan del candidato o que tienen algun gadget o logo suyo, comentarios en la web… Hace unos meses, al empezar las primarias, la web Politico publicó un estudio que trataba de evaluar el éxito en la red de las campañas de los candidatos demócratas y republicanos, que incluía también menciones en blogs políticos, medios y visitas a las webs oficiales.

Peter Daou, el responsable de la campaña de Hillary Clinton en los blogs, hablaba en 2007 de otras variables medibles: el dinero recaudado y el número de firmas de peticiones, aunque resaltaba la dificultad de establece un valor acumulativo definitivo. Pero un aspecto fundamental es el tamaño de la lista de emails. De hecho Daou se dedica ahora a administrar la imponente lista de contactos electrónicos de Hillary que le está sirviendo como herramienta para mantener su influencia, poder y aspiraciones futuras.

En España Cesar Calderón, del blog Netoraton, ha establecido también sus propios indicadores para medir el éxito de un evento político concreto en Internet. Asi por ejemplo siguió el último Congreso de PSOE madrileño y en función del número de cuentas de Twitter que lo retransmitieron, de reacciones y artículos en los blogs y de visualizaciones de los videos de Youtube, determinó que su popularidad en la red fue deficiente.

En cualquier caso, Mindy Finn señala que las campañas en la red, paradojicamente, también sirven para colar el mensaje en los medios tradicionales, ya que ambos canales se retroalimentan mutuamente. Y advierte que la campaña on line debe ser solo una parte de la estrategia.