Jon Michael Turner estuvo en Irak controlando una ametralladora. A su vuelta eligió denunciar la brutalidad de muchas de sus acciones y en una conferencia, con fotos y videos muy gráficos habló sobre las víctimas que causó. Además reconoció que él y sus compañeros cambiaban su comportamiento cuando un periodista iba empotrado con su unidad. Entonces eran mucho más cautelosos y seguían el manual al pie de la letra.

Turner explicó que el primer civil que abatió, era un hombre gordo que volvía a su casa caminando con familiares y amigos… pero fue felicitado por su comandante que personalmente saludaba a cada soldado después de que “lograran su primera víctima”. El mismo oficial prometió un permiso de 4 dias al primero de sus subordinados que matara a alguien a cuchilladas. Turner también mostró fotos de otra de las víctimas que causó: un hombre en bicicleta.

 

 

Imagen de previsualización de YouTube

El testimonio de Turner se produce en el marco de la Winter Soldier investigation (Investigación Soldados de invierno) una especie de proceso testimonial sobre la brutalidad sistemática en las ocupaciones de Irak y Afganistan. En esta conferencias, otro soldado reconoció que a menudo colocaban armas o herramientas junto a civiles asesinados por error para justificar sus acciones.

Jon Michael Turner y sus compañeros tratan de hacer llegar a la opinión pública la realidad de lo que pasa en la guerra para acabar con ella. También confesó que dispararon a mezquitas simplemente porque estaban enfadados o que realizaban incursiones nocturnas solo para asustar a la población. (fuente: Huffington Post)

Print Friendly, PDF & Email