Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Al comienzo de un nuevo año, confirmamos que a la democracia se le achican los espacios. Cada vez contamos menos para los que deciden. Ya sabíamos que los intereses financieros viajaban por el espacio global a una distancia inalcanzable para nuestro voto. Pintamos poco en las grandes realidades económicas, que tanto nos afectan. Lo mismo ocurre en la gran política. Hoy comienza el largo proceso electoral norteamericano; el poder hegemónico hará lo que quiera con nuestras vidas, pero nosotros no votamos al que habrá de decidir.

Imagen de previsualización de YouTube

 Y aquí, en nuestra propia casa, los obispos le dicen al gobierno como tiene que gobernar. Nuestro voto o los compromisos electorales no son nada, ha de valer la doctrina de la iglesia. Y el gobierno, con gran candor, ha creído útil ceder y contemporizar, no ha funcionado, Rouco y su equipo exigen que la ley de los creyentes sea ley para todos…

Ahora preparan dos elecciones: las nuestras el 9 marzo y las suyas -las de la presidencia de la conferencia episcopal- el 4 del mismo mes. Un juego a dos manos para fijar a España en su esencia inmutable y conservar privilegios y control social. Está llegando la hora de sacudirse los complejos y, serenamente, imponer la supremacía de la racionalidad civil y la voluntad ciudadana y atreverse con la ley de plazos, y la eutanasia y revisar los acuerdos con la santa sede en defensa propia y para ser un país europeo como los demás y en defensa propia”

Print Friendly, PDF & Email