Henry de Laguerie de Europe 1 analiza en radiocable.com la reacción del gobierno de Rajoy a la convocatoria del referendum catalan. Asegura que echa en falta más argumentos positivos desde Madrid para resolver el conflicto. Y explica que desde Francia, un país muy centralista, no se entiende demasiado bien los problemas entre Cataluña y España.
Henry de Laguerie asegura: “Da la sensación que se está produciendo un choque de trenes. Y entiendo la respuesta del gobierno de Madrid de que el referendum es inconstitucional e ilegal, pero al final son siempre argumento negativos. No hay una respuesta positiva. Mucha gente cree que no hay por qué dar una respuesta positiva a un desafio o un órdago, pero la situación es la que hay. Y lo que me sorprende es que parece que niegan la realidad”.
El corresponsal añade: “Yo llevo 5 años aqui y desde hace dos he visto un cambio importante en la población catalana. Ahora hay muchisima más gente, entre un 40 y un 50%, que está a favor de la independencia. Y esto es un problema político para Rajoy. Y no creo que se resuelva solo diciendo que es ilegal. Entiendo que no pueda decir que si al referendum, pero habria que ser un poco más diplomático y encontrar la manera de que esto sea reversible. Porque Barcelona y Madrid parecen tan fijados en posiciones extremas que da la sensación que tanto Cataluña como España van a perder.”
Explica: “Para muchos catalanes, la independencia es un proyecto ilusionante. En cambio desde el resto de España no están dando argumentos positivos para que los catalanes se quieran quedar. Y creo tambien que hay muchos españoles que no quieren que España se divida que están esperando algo mejor del gobierno.”
Henry de Laguerie apunta que puede haber llegado el momento de replantearse el Estado de las Autonomías pensado hace 35 años: “Sé que es  complicado pero por ejemplo la autonomía de Murcia no es equiparable con la de Cataluña. Habría que asumir que hay varias nacionalidades en España e ir hacia un estado federal. España es un país que quiso ser federalista pero que culturalmente es muy centralista. Y ahora choca, porque no es ni un estado centralista como Francia, ni uno federal como Alemania o EEUU. Es una mezcla que genera muchos problemas.”
En cuanto a la visión que se tiene al otro lado de los Pirineos de la crisis entre Cataluña y España, el corresponsal asegura: “Francia es quiza el país que menos puede entender lo que está pasando en Cataluña al ser un estado muy centralista. Siempre se compara con Córcega o Bretaña, pero no es comparable porque son situaciones muy diferentes. Hasta ahora no habia mucho interes por este problema. Ahora tras las manifestaciones de la Diada y la convocatoria de referendum, se sabe algo más de las reclamaciones independentistas, pero en general no se ve como nada factible”.
Print Friendly, PDF & Email