Henry de Laguerie considera que la dureza del Ministro de Hacienda en su comparecencia en el Congreso para hablar del Caso Pujol entra dentro del “juego político”, pero critica que sea “variable” según quien sea el objeto y no se oiga contra otros políticos investigados. El corresponsal de Europe 1 también apunta en radiocable.com que el escándalo es una “buena forma de debilitar a CiU” para el Gobierno ante el referéndum, pero advierte que tanta dureza y exageración puede volvérsele en contra.

Henry de Laguerie asegura: “El tono muy duro de Montoro contra Pujol entra dentro del juego político porque es una dureza que es un poco a velocidad variable según quien sea el personaje. Yo no lo he escuchado este tono tan fuerte contra otros políticos de su partido que también están teniendo problemas con Hacienda. Lo entiendo porque es una carta política que tienen. A unas semanas de la consulta que intenta organizar la Generalitat, es una buena forma de debilitar lo que en Cataluña llaman el proces. No me sorprende el tono, forma parte del juego político, aunque me hubiera gustado que esa dureza la utilizara contra los numerosos casos de políticos españoles salpicados.”

Añade: “No sé si la comparecencia es parte de una estrategia política, pero creo que sería mejor que fuera la Justicia la que tuviera un tono tan duro. No soy experto en derecho, pero en Francia no son los ministros los que acusan de forma tan vehemente a políticos, es más bien el papel de la Justicia.”

Sobre el impacto del caso para la convocatoria del referéndum, el corresponsal apunta: “Está claro que no es una buena noticia para CiU que intenta organizar la consulta. Pero más allá de debilitar al partido de Mas y Pujol, no creo que vaya a cambiar mucho la opinión de los catalanes respecto a la independencia.”

Henry de Laguerie también advierte: “En el caso de Pujol, aun no está claro qué es lo que se le reprocha: si tener dinero en el extranjero de su padre o de comisiones. La Justicia aún no lo ha dicho. No lo digo por defender a Jordi Pujol, sino que creo que es precipitada esta condena entre comillas. Y además al final, el ser tan duros puede producir el efecto contrario. En Cataluña ya hay medios que lo critican como un ataque exagerado desde Madrid y pueden hasta defender a Pujol. Dado el juego habitual que hay, ser tan duros puede ir en contra del Gobierno cuando tiene una buena ventaja en este caso.”