Mathieu de Taillac asegura en radiocable.com sentirse “incómodo” con el debate desatado en España tras la victoria de Donald Trump sobre populismo y las comparaciones con Podemos. Apunta que desde un punto de vista de teoría política, podría  encontrarse alguna conexión entre el fenómeno político de Podemos y otros como el de Le Pen o Trump, pero señala que se está utilizando la etiqueta de populismo como una herramienta para descalificar al contrario y atacar la parte demagógica de su discurso.

El corresponsal de Le Figaro también asegura que ve “pereza intelectual” y “precipitación” en los análisis que ahora predicen, tras las sorpresas de Trump y el Brexit, un triunfo de Marine Le Pen en Francia. Recuerda que en 2002, los franceses rechazaron en la segunda vuelta con un 82% de los votos al FN y aunque no cree que el escenario se repitiera igual, ve muy precipitado dar por automática la victoria de Le Pen en 2017.

Mathieu de Taillac señala que el efecto sorpresa provocado por la elección de Donald Trump en EEUU y la victoria del Brexit ha provocado que los analistas “intenten no pillarse los dedos otra vez y están haciendo reflexiones demasiado rápidas y precipitadas”. Y en este sentido señala que una idea que se está oyendo ahora mucho es que tras Trump y el Brexit, va a llegar el triunfo de Marine Le Pen en Francia. Pero advierte: “Se intenta hacer una conexión rápida y anticipar algo que antes nadie se atrevía a decir, la victoria de otra candidata anti sistema y anti-élites. Así, si gana Marine Le Pen pueden decir que lo habían previsto y si no gana, como es la opción menos probable a priori, no habrá muchos reproches. Pero creo que esto revela bastante pereza intelectual. Yo no iría tan rápido en vincular todos los fenómenos políticos.”

El corresponsal francés valora también el debate sobre el populismo que la victoria de Trump ha provocado en España y los paralelismos que se han hecho con Podemos: “Yo estoy un poco incómodo con la etiqueta de populismo, porque creo que tiene una pata que consiste en usarla como herramienta para descalificar al contrario. El populismo es así la parte demagógica que existe en el discurso del adversario. Pero todos los partidos tienen una parte demagógica, por ejemplo cuando prometen cosas que saben que no van a cumplir o señalan culpables de algo de forma simplista. Cuando lo hace el contrario, eso es `populismo´ y me parece un discurso de politiqueo.”

Aunque apunta que el populismo también ha sido estudiado como ciencia política y advierte: “Y ahí es dónde podemos encontrar conexiones. Y no lo digo yo, lo dijo el propio Íñigo Errejón que cuando le preguntaron en una entrevista si había un hilo común entre Le Pen y Podemos, dijo que sí. Explicó que la respuesta políticamente correcta sería decir que no, porque las propuestas no tienen nada que ver. Pero sí encontraba algo comparable en la identificación de un pueblo para pedir cuentas a la élite y los de arriba, que es una constante en estos fenómenos. Es un elemento comparable, pero luego que se utilice esto por los enemigos de Podemos para decir que las propuestas xenófobas del FN son equiparables a las suyas, creo que es un discurso construido para atacar al adversario, pero sin fundamento.”

Mathieu de Taillac también comenta la posibilidad de que Marine Le Pen sea elegida presidenta en Francia: “Yo recuerdo un dato. Ya tuvimos a un Le Pen en segunda vuelta de unas presidenciales. Fue en el 2002 y nadie se lo esperaba, a diferencia de lo que pasa hoy. Pero sobre todo los franceses lo rechazaron con el 82% de los votos. Fue una movilización masiva de los que votaban a Chirac porque les gustaba, pero sobre todo de la izquierda que le votó porque les horrorizaba Le Pen.”

Añade: “Si ahora Marine Le Pen pasara a segunda vuelta, dudo mucho que se repitiera exactamente el escenario. Creo que superaría el 18% de su padre, entre otras cosas porque sería difícil volver a convencer a la izquierda de que tiene que movilizarse al máximo y votar por un candidato que no les gusta nada para evitar a la extrema derecha. Funcionó una vez, pero creo que no funcionaría con la misma fuerza en 2016. Pero si algo. Por eso creo que es una precipitación en el análisis decir que si Marine Le Pen pasa a segunda vuelta, automáticamente ganará que se explica por la pereza intelectual y el miedo a volver a equivocarse como con Trump y el Brexit.”

Mathieu de Taillac es el corresponsal en España de Le Figaro desde 2010. También colabora con Radio France y BFMTV. Anteriormente trabajó en El País y en ADN.es.  En sus crónica ha hablado de los “asuntos sucios de la derecha española”, de las “devoluciones en caliente” de inmigrantes, la restauración de la confianza empresarial, la “bajada a los infiernos de Zapatero“,  o el “peligroso crack demográfico” que amenaza a España. Además ha firmado entrevistas a Artur Mas, Pedro J. Ramírez y recientemente a Felipe González para Politique Internationale que han tenido amplia repercusión.