Steven Adolf se muestra muy crítico en radiocable.com con el debate de las elecciones europeas entre los candidatos del PP y del PSOE. El corresponsal del diario holandés De Volkskrant y del belga De Standaard apunta que Cañete y Valenciano ni debatieron sobre los temas de interés para los votantes, ni intercambiaron opiniones. Y lamenta que en España se acepten este tipo de debates o las ruedas de prensa en las que los políticos evitan responder a las preguntas.

Steven Adolf asegura: “Podemos decir que no fue un debate, sino casi un anti-debate. Había dos políticos opuestos, supuestamente, pero no han debatido sobre los asuntos que interesan a la gente que quiere votar en las elecciones. Y tampoco fue un debate en el sentido de intercambio de opiniones, fue más bien dos discursos sin atacar o reaccionar a lo que dice el otro candidato.”

En cuanto a la influencia que el debate entre Cañete y Valenciano puede tener, señala: “Me temo que sí puede tener un efecto claro: que probablemente mucha gente se desanime para votar. Porque me parece que es muy difícil distinguir entre estos dos candidatos: cuáles son sus ideas europeas, en qué se diferencian específicamente en sus políticas para Europa… Realmente temo que muchos españoles se desanimen”.

El corresponsal cree que España debería plantearse el tipo de debates que se hace: “Sería mejor otro formato, porque no es la primera vez que estos anti-debates ocurren. Y también sucede en las ruedas de prensa de los políticos. No dan una respuesta de verdad, evitan responder y no hay suficiente fuerza para exigirles una respuesta. Haría falta una actitud más activa para pedir respuestas y no ponérselo fácil a los políticos.”

Añade: “Pactar todo en este tipo de debates es un mal asunto. Sobre todo en este porque detrás la gente tiene la sensación de que había la idea de que a lo mejor en un futuro los dos partidos van a colaborar. Y eso desanima a la gente.”

Steven Adolf también señala que en Bélgica y Holanda este tipo de debates no se da: “No siempre la calidad de los argumentos en Holanda es de alto nivel. No quiero decir que la calidad del los debates en Holanda es mayor, pero por lo menos hay menos aceptación de políticos que evitan responder al público y explicarles que opiniones tienen y que políticas quiere hacer.”