El periódico italiano Corriere della Sera publica un texto de Andrea Nicastro en el que defiende : “Con estos costes Madrid no resiste”, el diario añade “Se acabó el tiempo del orgullo, de las cortinas de humo para proteger el buen nombre del país, y de las sutilezas lexicales”:

¿Será un salvamento? -se pregunta- ¿Será un préstamo? Ya no importa. Lo importante es que los 100.000 millones concedidos de palabra por Europa lleguen de verdad.
Madrid necesita enseguida dinero, mucho dinero. En julio por lo menos 40.000 millones para los cuatro bancos ya nacionalizados. Dinero que en las cajas estatales no hay.
En la mesa de la cumbre europea de hoy y mañana, a cambio de dinero España está dispuesta a poner el aumento del IVA, de la electricidad, de los impuestos sobre la vivienda, y medidas de austeridad aún más draconianas.

(…)  Será España, por lo tanto sus ciudadanos-contribuyentes, quien garantice el maxi-préstamo. Un bocado muy amargo para Rajoy. Pero ya no es el caso de andarse con escrúpulos, dado que la economía nacional ?? como revela el Banco de España ?? se ha contraído en el segundo trimestre incluso más del 0,3% de finales de marzo.

Hace meses que la estrategia diplomática española oscila. A veces prevalece la cercanía ideológica con el rigorismo de la canciller Merkel, a veces el interés inmediato de un frente a favor del crecimiento, con París y Roma. Madrid está dispuesta a ceder soberanía, como exige Berlín, a favor de una unión financiera europea que acaso sea también fiscal. París habla de mera coordinación. Un péndulo que, en todo caso, dentro del próximo viernes tendrá que pararse sobre alguna decisión.

Print Friendly, PDF & Email