Hace unos días el Wall Street Journal publicó una noticia crítica con Google acusando a la empresa de haber abandonado la neutralidad en Internet. El artículo también se colgó en la web del diario… y se quedó tal cual, a pesar de que al poco de ser conocido, hubo un comunicado oficial de Google rebatiendo varios aspectos y una declaracion de Laurence Lessig, que era mencionado en la historia, corrigiendo esa interpretación. Matthew Ingram considera que este es un ejemplo perfecto de cómo la prensa tradicional sigue fallando a la hora entender el nuevo periodismo digital por no aprovechar las posibilidades que brinda.

Un ejemplar del Wall Street Journal
(Foto: Flickr/Dpstyles)

Grandes cabeceras como el WSJ, el New York Times o el Washignton Post han empezado recientemente a abrirse a las redes sociales y a las herramientas participativas llamadas 2.0. Sin embargo no parecen estar por la labor de adoptar de verdad los principios de los medios sociales y especialemente el concepto de comunicación a dos bandas que supone. No se trata sólo de abrirse a los comentarios de los lectores, sino de tomarse a estos en serio e incluso incorporarlos a la información cuando añadan valor.

Enrique Dans que se hace eco de la crítica de Ingram y aprovecha para plantear algunas reflexiones sobre cómo deberían comportarse los periódicos en esos tiempos modernos: “¿puede un periódico, por el hecho de provenir del mundo del árbol muerto en el que se imprimen las noticias de ayer, eludir sus responsabilidades cuando su actividad se traspasa al mundo online? [...] ¿no deberían los periódicos comportarse como otros medios en Internet, que añaden a su responsabilidad para con los lectores las tareas de actualizar sus entradas, corregirlas y puntualizarlas cuando han sido incorrectas, o poner atención a sus comentarios por si en estos se suscitan cuestiones de interés?”

Print Friendly

Aporta link o información: