Siempre he¬†tenido la fantas√≠a de ¬†que me gustar√≠a ser √°rabe, hebrea, cristiana, budista, y adem√°s de cualquier creencia que obligara por decreto ley al asueto laboral un d√≠a a la semana. No solo para ser universal, tambi√©n para juntarlas todas y no dar ni golpe nunca. De todas formas creo que para cualquier mujer que tenga que compaginar vida de trabajo¬† fuera y dentro de casa (que ya sabemos las mujeres, y digo bien LAS MUJERES, de que estoy hablando porque solo con lo de dentro es para echar de comer aparte) nos existe religi√≥n que nos salve de la extenuaci√≥n los siete d√≠as de la semana. Por esta raz√≥n, y para no faltar a la costumbre, me toc√≥ ¬†ir a comprar¬†la ¬†ma√Īana del s√°bado, en vez de estar tom√°ndome una ca√Īa.
Pero si miras m√°s all√° de tu ombligo, la vida te informa constantemente de que lo de las c√°scaras de altramuces que tiras es m√°s real que los Borbones.

Caminaba¬† de vuelta a casa con la compra para llenar la nevera, y me tropec√© de frente con una manifestaci√≥n de la construcci√≥n. A.E.P.I.C.: ¬°¬° SEOP Y SILVER EAGE PAGADNOS!!. M√°s de trescientas familias, a las que en pocos meses se les ha venido el mundo encima, gritaban: ‚??¬°¬°NOSOTROS TAMBIEN COMEMOS, Y AHORA NO PODEMOS!!‚?Ě.

Quise adoptar, de alguna manera, una “actitud solidaria” y me¬† par√© “respetuosamente” a la vez que me agachaba a recoger alg√ļn panfleto.¬† Pero en ese momento pens√© ¬Ņes solidaridad, simplemente quedarse con cara de ‚??os comprendo. Perdonad, pero aguantad…”? ¬° Me d√≠ cuenta de lo¬†¬†sencillo que es ¬†ser solidario ¬†con la comida en la mano… Mientras caminaba not√© que las bolsas me pesaban m√°s que nunca, pero de verg√ľenza…
Hoy tenemos una seria responsabilidad, cada uno como pueda, con quien SIENDO DE LA NACIONALIDAD QUE SEA, en tiempos de vacas gordas ha trabajado de sol a sol cerca de nosotros y ahora quiere seguir haciéndolo.

Esto no es un discurso panfletario y demagogo, sino una realidad como un templo: En estos instantes especialmente, algunos no pasamos hambre y otros sí.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Dejense de comprar 3 ó 4 aviones de guerra f18 y ya tenemos el dinero para dar de comer a esa pobre gente. Jubílese a militares, guardias y demás como se jubila a los contribuyentes y tenemos dinero para más y mejor sanidad. Que mantengan a la iglesia católica sus feligreses y tendremos más y mejores escuelas. Y eso tampoco es demagogia