Lo contó la protagonista, Ana María Dykes, -dice 20minutos- una devota mujer de 41 años, que padeciendo una enfermedad grave, decidió apelar al santo Brasileño Frei Galvao. Dice que el santo escuchó sus plegarias y atendió la “vela virtual” que la mujer encendió. Se curó, -sostiene ella. La gracia de todo esto, creen sus fieles, es que se trata del primer milagro realizado tras una ciberplegaria.
 
San Frei Galvao, un sacerdote nacido en 1739, fue canonizado en mayo pasado en el estado de Sao Paulo por el papa Benedicto XVI. Sus milagros se piden en oraciones contenidas en “píldoras” de papel de arroz que son ingeridas por los creyentes.

La mujer, llamó a una amiga en Brasil que le recomendó tomar las píldoras del santo. Como eran inalcanzables, apeló al portal, donde hay prescritas oraciones y procesos para encender velas en línea.

“En ausencia de las píldoras ella encendió diariamente las velas, con mucha fe e hizo las oraciones. Despúes recogió los resultados médicos: ya no tenía la enfermedad”. La mujer decidió contar su caso y envió una carta al museo Sao Frei Galvao en Guaratinguetá, en el interior del estado de Sao Paulo.
“Recibimos la noticia hasta con cierto susto. Sabemos que no es la vela virtual sino la fe en la persona de Frei Galvao”, declaró la vicepresidente de la Hermandad del religioso,

Print Friendly, PDF & Email