Severn Cullis-Suzuki, una niña canadiense de 12 años fue elegida para hablar en la Cumbre de la ONU en Río de Janeiro en 1992. La amenaza del cambio climático era ya entonces más que evidente y la comunidad internacional trataba de dar los primeros pasos para combatirlo de forma conjunto. Las palabras de esta niña sacudieron a los delegados. Parecía que el mundo comprendía la lección. 17 años después, el discurso de Severn Suzuki sigue poniendo los pelos de punta. Pero lo más triste es que todo lo que denunciaba en 1992 sigue practicamente igual.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Los adultos que rigen el mundo no han encontrado -a veces, ni las han buscado- soluciones y los problemas no sólo no se han arreglado, sino que en muchos casos han empeorado. El cambio climático y la pobreza amenazan el futuro de las nuevas generaciones, y la iniciativas aprobadas para reducir sus efectos apenas están teniendo impacto. Las palabras de 1992, sin apenas cambiar un coma, podrían servir para sacudir de nuevo a politicos y burócratas.

Hoy en día, con 28 años, Severn Suzuki sigue siendo activista ambiental. Se licenció en biología evolutiva y ecología por la Universidad de Yale. Ha ayudado a crear el think-tank ??The Skyfish Project? y participó en la comisión asesora especial de Kofi Annan para cuestiones de medioambiente. A los 10 años había fundadp ECO (Environmental Children??s Organization) con un grupo de amigos en Vancouver y fue con ellos con quien se desplazo en 1992 a la Cumbre de la Tierra, en Rio de Janeiro.

Su compromiso con el medio ambiente ha permanecido firme todo este tiempo. Y sigue dando charlas y conferencias para defenderlo. (Fuente: Xlaizquierda)

http://video.google.com/videoplay?docid=-7236803591204042715

Print Friendly, PDF & Email