El semanario británico afirma que el gobierno español debería permitir un referéndum sobre la independencia en Cataluña y derrotar a los separatistas en las urnas. El artículo se titula “Catalonia´s future: Let them vote” y apunta que hay razones de principios y también pragmáticas para dejar que los catalanes voten sobre su futuro, con una condiciones claras. Aconseja al gobierno concentrar sus energías en convencer a los catalanes para que sigan formando parte de España, una postura que respalda el propio The Economist.

The Economist asegura que la secesión es un “feo negocio” y entiende que España se oponga a la independencia de Cataluña. Pero señala que su rechazo a permitir un referéndum sobre la cuestión se ve igualado por la determinación catalana de celebrarlo y está ayudando a los separatistas. Sobre el 9N sostiene que tanto la valoración del gobierno central de que fue un fracaso porque sólo participó un 37% del electorado como la de la Generalitat diciendo que fue un apoyo a la causa independentista son ambas erróneas. Pero cree que hay razones de principios y pragmáticas para que se celebre un referéndum y Cataluña debería votar a favor de quedarse en España.

Afirma que España debería dejar que los catalanes celebren su referéndum con algunas condiciones, como fijar una participación mínima del 80%, con una pregunta clara y quizá incluso programar una segunda votación tres años más tarde como hizo Canadá con Quebec. Y después el gobierno debería dedicar todas sus energías a persuadir a los catalanes para que se queden. Y afirma que el propio The Economist defendería esta opción porque creen que Cataluña no puede considerarse realmente oprimida por el gobierno, un excesivo nacionalismo es un riesgo que ya ha dañado a industrias como a editorial y la de medios de comunicación y porque hay dudas sobre la permanencia de la región en la UE y el euro.

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 fue de 1.574.803 ejemplares.

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

Print Friendly, PDF & Email