El semanario británico analiza en un artículo las perspectivas socialistas en elecciones municipales y autonómicas en España y temas de inmigración. Detectan a este respecto que “la rabia aumenta?. Detallan el programa anti-inmigrantes del candidato del PP García Albiol en Badalona, asi como en otras localidades. Una situación que lleva a The Economist a decir que “puede que España ya no sea inmune a los ánimos contra la inmigración de otros lugares de Europa”.

 

Manifestacion por los derechos de los inmigrantes
(Foto: Flickr/Alvaro Herraiz San Martin)

El texto “El gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero está imponiendo austeridad desde arriba y una economía estancada genera pocos impuestos. Los socialistas se enfrentan a una severa derrota. Barcelona o Castilla-La Mancha pueden perderse a favor del PP. Zapatero se ha convertido en una carga… ¿Qué piensan realmente los españoles de los planes de Zapatero cuando votan? Fueron pocos los socialistas que criticaron las medidas de austeridad que hicieron que su popularidad cayera en picado. Incluso el reemplazar a Zapatero antes de las próximas elecciones generales puede que no ahuyentara el pesimismo?.

Se fijan también en “problemas locales. En Valencia hay un escándalo de corrupción por estar el jefe del Ejecutivo Francisco Camps acusado (aunque lo niega) de recibir trajes de unos subcontratistas. En partes de Andalucía los votantes desean saber por qué funcionarios socialistas otorgaron a amigos pensiones especiales.

Pero el tema central es la inmigración: “En Cataluña los partidos compiten para ver quién es más duro con la inmigración. En Badalona, ciudad de clase trabajadora al norte de Barcelona, el candidato del PP Xavier García Albiol ha logrado respaldo local y el oprobio nacional por sus planes para echar a algunos inmigrantes. Albiol dice que los marroquíes, paquistaníes y chinos que viven en la ciudad no comparten ??los valores, sociales, familiares y culturales?? de Badalona. Los gitanos rumanos son una pesadilla. Promete privar de los beneficios de vivienda, las becas escolares y otras formas de ayuda a los ??problemáticos??.

Para The Economist: “sus oponentes dicen que está conjurando demonios racistas en un país en el que la inmigración no ha sido gran motivo de polémica. Alcaldes socialistas desde Barcelona a Lleida quieren prohibir el burka a pesar de que los tribunales dicen que no pueden. La coalición nacionalista Convergencia y Unión quiere que se prohíba y que los inmigrantes futuros sean examinados de catalán. Según un sondeo, la mitad de los catalanes considera que hay demasiados extranjeros. Puede que España ya no sea inmune a

los ánimos contra la inmigración de otros lugares de Europa?.

1 replica a este post
  1. eso espero, el resto de elecciones fueron malas para los que eramos ciudadanos civicos, ahora que canvien las tornas, basta ya de indocumentados sin obligaciones.