El prestigioso semanario británico destaca que la Cataluña secesionista ha lanzado una campaña de multas contra las empresas y negocios que se comunican únicamente en español y no en catalán. Resalta que la ley de consumo que obliga usar el catalán lleva más de una década aprobada, pero señala que en los últimos dos años, coincidiendo con el auge del independentismo, las sanciones lingüísticas han aumentado significativamente. Recoge los argumentos de la Generalitat a favor de las multas, pero señala que violan la Constitución y advierte de que están teniendo el efecto contrario con algunos empresarios.

The Economist cita el caso de dos empresarios de Barcelona multados con 1.000 euros o más por quebrantar la “más notoria ley de comercio catalana” al tener su letrero sólo en español. Destaca que no son los únicos, porque en muchos casos cambiar los carteles les costaría hasta 18.000 euros. Recuerda que la norma lleva en vigor más de una década, pero en los últimos tiempos las asociaciones cívicas y los políticos de la oposición denuncian que las multas se han multiplicado hasta causar alarma. Cita datos de que en 2014, 57 empresas fueron sancionadas, en 2015 lo fueron 68 y ern lo que va de año, más de 100 negocios han sido multados.

El artículo recoge los argumentos de los defensores de la política lingüística catalana que sostienen que las multas refuerzan el derecho de los consumidores a ser atendidos en su lengua y ayudan a conservarla. Pero advierte de que el Constitucional ya ha fallado en contra de imponer una lengua sobre otra, al considerar que viola la Carta Magna española que reconoce la co-oficialidad de ambas. Y apunta que obligar a todos los negocios a traducir todas sus comunicaciones públicas a una lengua que sólo hablan unos pocos millones de personas “puede que para algunos la haga más atractiva, pero para otros tiene el efecto contrario”. Y resalta que algunos de los multados han optado por renunciar a hablar en catalán.

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Desde agosto de 2015 ha dejado de pertencer a Pearson y ahora Exor, compañía de la famila italiana Agnelli dueña de Fiat, controla el 43,4%. La familia Rothschild posee el 25% de las acciones. El resto se reparte entreo otras destacadas familias británicas, empleados y ex trabajadores de la revista. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2014 superaba los 1,5 millones ejemplares.  

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email