La revista británica analiza en un artículo titulado “El porqué la izquierda española tiene el canguelo” la situación del PSOE. Consideran que Rubalcaba es un líder “con la soga al cuello” que dificilmente atraerá a los desilusionados votantes de izquierdas. Y como relevo hablan de Carme Chacón o Eduardo Madina.

Alfredo Perez  Rubalcaba
(Foto: Flickr/Partido Socialista)

The Economist dice: “Alfredo Perez Rubalcaba, líder de la asediada oposición socialista en España, es un hombre con una soga alrededor del cuello. Lentamente se está apretando.” Explican como pese al empeoramiento de la situación económica, al caso Bárcenas y a la perdida de apoyo del PP, siguen perdiendo respaldo en las encuestas y dice: “muchos españoles culpan al PSOE de la acutal debacle. Y asocian a Rubalcaba, como ex vicepresidente, con ella. Y además el partido está cavando su propia tumba.

El artículo recoge la rebelión del PSC sobre el referendum soberanista en Cataluña y el “enredo” del golpe al Ayuntamiento de Ponferrada como ejemplos del “desorden” que afecta al partido. Y añden: “El propio Rubalcaba sigue siendo un problema. Se ha aferrado al cargo más alto pese a liderar el partido a una derrota histórica en 2011. A sus 61 años de edad, no sólo lleva el estigma Zapatero, sino también el de ministro de Felipe González. Dificilmente puede ser un nuevo y brillante candidato por desilusioandos votantes de izquierda. Algunos líderes del partido lo dicen abiertamente”.

El semanario menciona entre los posibles relevos para Rubalcaba a Tomas Gomez y Patxi Lopez aunque cree que son una “mejor apuesta” Carme Chacon o Eduardo Madina. Y apunta: “Las elecciones probablemente se convoquen a finales de 2015. Los españoles agotados por la austeridad podrían exigir un cambio. Pero si los socialistas quieren el poder, probablemente necesiten un nuevo líder.”

[Leer el artículo completo en The Economist]

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 ha sido de 1.574.803 ejemplares.   

Print Friendly, PDF & Email