El semanario británico analiza el primer año en el gobierno de Mariano Rajoy. Apuntan que ha tenido que romper todas sus promesas electorales y aun asi España está en situación crítica. Pero señalan que “podía haber sido peor” y hablan de algunos logros. Aunque creen que en 2013 volverá a necesitar ayuda.

Mariano Rajoy con Mario Draghi
(Foto: Flickr/La Moncloa)

The Economist asegura: “Tenía la esperanza de sacar a España de su agujero sin aumentar los impuestos, reducir los servicios o dañar a los pensionistas. Sin embargo, 12 meses después de convertirse en primer ministro, Mariano Rajoy ha roto todas estas promesas. España cuenta con más deuda, más desempleados y una recesión más profunda. Pero, podría haber sido aún peor. Las finanzas públicas españolas no se han derrumbado. ni tampoco el euro. Ambas cosas parecían posible cuando el señor Rajoy asumió el poder. ”

El texto apunta también como aspecto positivo: “Y en 2012 el déficit presupuestario se ha reducido en casi un 2% del PIB, dice José Ignacio Conde-Ruiz, de la Universidad Complutense de Madrid. `Eso está bastante bien para ser en una recesión´, incluso aunque no sea un cambio tan grande como los socios de España en la zona euro querrían.”

Y sostienen: “Aunque no ha sido el señor Rajoy el que ha salvado a España, sino Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. La noticia de que el BCE apoyaría un `rescate suave´ interviniendo en los mercados de bonos mantuvo a España apartada de un rescate humillante como los de Portugal, Grecia e Irlanda.” Pero advierten de que 2013 traerá nuevos riesgo y señalan: “Rajoy tiene pocas opciones. Debe mantener su rumbo, rezar para que sus reformas den frutos y, casi seguro, volver a pedirle a Draghi que acuda al rescate de nuevo. “

[Leer el artículo completo en The Economist]

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 ha sido de 1.574.803 ejemplares

Print Friendly, PDF & Email