España se enfrentó a sus problemas antes que Italia o Grecia y ahora ve los resultados y su economía se ha “transformado”. Es el análisis que hace el influyente semanario británico de la actual situación española. Le da “buena parte del crédito” por la recuperación a las reformas estructurales aprobadas por el gobierno de Rajoy en 2012, e incluso considera que España es la “excepción” entre los países mediterráneos de la UE a los que sigue definiendo como el “eslabón débil” de la mejoría general europea. Y extiende los elogios a la economía española al considerar que las bases del actual crecimiento son más sólidas que las del pasado y los únicos “peros” son que el gobierno no se atrevió a enfrentarse a algunos problemas estructurales que aún perduran, como la temporalidad en los contratos, el inmovilismo en muchas pymes o la educación.

The Economist destaca el caso de Gestamp, una empresa que ha pasado de simplemente dar forma a metales a operación de alta tecnología para sellar piezas de coche en caliente, como símbolo de la “transformación” de la economía española. Recuerda que en 2012 se veía al país como un vórtice que podía arrastrar al euro y tuvo que pedir un rescate bancario, pero apunta que ahora lleva tres años seguidos creciendo al 3% y creando 500.000 puestos de trabajo. Y sostiene que “mucha parte del crédito” de esta recuperación recae en las reformas estructurales que el gobierno aprobó en 2012.

El artículo señala que en general, toda la economía europea va mejor, pero los países mediterráneos de la UE siguen siendo, a excepción de España, el “eslabón débil”. Y menciona en concreto cómo Grecia e Italia se han mostrado reticentes a aprobar reformas laborales y bancarias y apenas empiezan a hacerlo ahora, mientras España afrontó los problemas antes y con más decisión y ya “recoge los frutos”. Enfatiza asimismo, que el renovado crecimiento español tiene una base más sólida que en el pasado y ya no depende tanto de la construcción o los préstamos extranjeros, sino que se ha consolidado en el sector del automóvil, el turismo y las exportaciones que además se han diversificado. Aunque advierte de que no se abordaron todos los problemas de la economía española y detalla en concreto la estructura empresarial, con muchas pymes familiares que no innovan, los contratos temporales o el abandono escolar como algunas tareas pendientes.

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Desde agosto de 2015 ha dejado de pertencer a Pearson y ahora Exor, compañía de la famila italiana Agnelli dueña de Fiat, controla el 43,4%. La familia Rothschild posee el 25% de las acciones. El resto se reparte entreo otras destacadas familias británicas y empleados y ex trabajadores de la revista. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2014 superaba los 1,5 millones ejemplares.  

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email