L??Economiste publica un artículo firmado por Mohamed Benabid sobre la repatriación de cooperantes españoles en el Sahara Occidental. Se pregunta si la decisión supone que “Madrid ha reconocido sus errores” y vuelve a la “realpolitik”. El diario sostiene que hay un “desorden inquietante” en la region del Sahel.

Un campo de refugiados de Tinduf
(Foto: Flickr/Saharauiak)

L´ Economiste apunta: “Cuando España evacua a sus cooperantes y ONG de Tinduf, como está ocurriendo estos días, es necesariamente un acontecimiento. Se trata de un país que desde hace mucho se preocupa de defender los valores de los movimientos secesionistas. El mismo país que ha sostenido y apoyado con frecuentes visitas a los campos del Polisario. ¿Madrid ha reconocido sus errores y va a terminar por regresar a la realpolitik que tenga en cuenta el desorden existente en la región del Sahel y en el sudeste argelino?”

Aseguran que: “Los españoles tienen motivos para inquietarse. Lo que sucede en estas fronteras provoca tensión e inseguridad. Los campos de Tinduf son un factor agravante, lo que es algo del todo normal en una zona en donde los rebeldes no tienen ningún control, y el Estado es algo ficticio. Muchas cosas se han dicho y escrito con fondo de contradicciones internas, corrupción, clientelismo de una gobernanza del Polisario en donde se aplasta toda tentativa de oposición?”

Y añaden: “La amenaza, confirmada hoy en día de una islamización y un efecto dominó en un territorio preparado para caer en ella. Territorio en donde la frontera entre movimientos independentistas y terroristas es cada vez más difusa.”