Imagen de previsualización de YouTube

Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: ??¿Cómo debe interpretarse el editorial conjunto de los periódicos catalanes?. Pensamos que lo racional es entenderlo como un dato. Un dato muy relevante sobre el malestar en Cataluña. Leerlo en clave de rebelión o de ataque al Tribunal Constitucional es no pasar de la cáscara y reaccionar con el tic que todo lo convierte en artefacto político, diseñado con las más oscuras intenciones.

Esta perspectiva goza de gran reputación, pero a veces no es sino una variante de la miopía. Mas allá de las estrategias políticas también hay vida, y mucha, y el editorial conjunto de los periódicos catalanes nos remite a esa realidad civil, social, sentimental. Y nos informa de que en esa sociedad va creciendo el desapego a España. Lo cual es muy importante dado que estamos condenados a vivir en un Estado de estructura siempre inestable. Condenados a la ??conllevancia??, como decía Ortega.

Si alguien quiere tomarse el editorial como una amenaza puede hacerlo. Pero la lectura serena del texto diría mas bien lo contrario. Mas parece un aviso de quien no desea que las cosas pasen a mayores. Y se conecta con otras muchas señales que Cataluña viene remitiendo desde hace varios años. Lo malo es que una larga cadena de torpezas, ingenuidades y oportunismos, en la que no ha dado la talla nadie, ni de aquí ni de allí, lo ha emponzoñado todo.

El contenedor en el que se han depositado todos esos residuos tóxicos es el Constitucional, un órgano vital maltratado, cuyos tejidos han quedado tan sumamente dañados que ya no funciona. Y, sin embargo, dependemos de él. La disputa bizantina sobre qué pesa más, si el recorrido democrático del Estatut (Parlament, Parlamento Central y Referéndum) o la sentencia del Tribunal Constitucional, ya indica que hemos perdido el norte.

Porque todo forma parte del mismo proceso. Pero pone en evidencia que en el momento en que se necesita su superior arbitraje, el Constitucional se encuentra en estado comatoso, carece de credibilidad y ha perdido la respetabilidad porque la guerra partidista la ha destruido. Este es el problema, esta es la enfermedad. El editorial de los periódicos catalanes es sólo el termómetro que nos señala que al paciente le está subiendo mucho la fiebre.?

Las aperturas del informativo de Iñaki Gabilondo, cada día