“Comprar una casa no resulta sencillo para los españoles, incluso después que los precios de la vivienda hayan caído un 40%. El coste de los créditos, actualmente más de una vez y media lo que vale en Alemania, el fin de las desgravaciones fiscales de las hipotecas , y la reducción de los ingresos hacen cada vez más difícil que las familias españolas puedan tener su propia vivienda. Según el Instituto Nacional de Estadística, en septiembre se concedieron menos de 15.000 hipotecas, amarga comparación con las aproximadamente 129.000 que se firmaron el mismo mes de 2005″.

 


(Foto: flickr/Fotografik33)

 

Escribe Charles Penty que “la tasa de españoles con vivienda propia, del 83%, la tercera más alta entre los países que comparten el euro tras Eslovaquia y Estonia, está sufriendo el ataque de los bancos y de las medidas del gobierno, lo que amenaza con retrasar la recuperación inmobiliaria. El colapso de la década de auge de la propiedad, cuando los préstamos hipotecarios aumentaron casi cuatro veces, está empujando a la economía española a una recesión que dura ya cinco años, y que forzó el año pasado, a los bancos a asumir una depreciación extraordinaria de 87 mil millones de euros para limpiar los activos vinculados a la burbuja inmobiliaria”.

“En España, una cuota mensual para una hipoteca estándar en 2007  -en un préstamo a 27 años con una relación préstamo-valor del inmueble del 80%- sería sólo un 5% más cara que la misma hipoteca hoy debido a los mayores márgenes cobrados por los bancos, según un informe de Fitch Ratings. Si además tenemos en cuenta algunas medidas del gobierno de Mariano Rajoy como el fin de las deducciones fiscales desde finales de 2012, el costo total de la compra de una casa con una hipoteca  -a pesar del desplome de los precios- es mayor ahora que en 2008″.

Leer artículo completo en Bloomberg

Print Friendly, PDF & Email